Financiamiento de campañas: 3 sistemas alrededor del mundo

Por Jaime Liencura

Cientos de videos que muestran a parlamentarios yéndose a las manos por culpa de una discusión han demostrado que, sin importar el lugar del mundo en que esta se de, la política una materia conflictiva. Y lo es más aún cuando de dinero de trata. Es por eso que cuando se unen ambos conceptos, el problema parece dar mucho material para luchas de declaraciones. Ese es el caso del financiamiento de las campañas electorales.

Recientemente, Iván Moreira se vio involucrado en una investigación realizada en torno a las empresas Penta, y la relación que esta tuvo con el financiamiento de su campaña electoral. Ante estos datos, en Publimetro mostramos  tres modelos de financiamiento electoral para conocer cómo es que los políticos reúnen plata para gastar en sus campañas, alrededor del planeta.

1. Estados Unidos: restricción parcial a los donantes y prohibidas las empresas

En EE.UU. existen  una serie de leyes que restringen parcialmente la entrega de dineros a los partidos, para evitar así que grupos económicos apoyen a sus candidatos preferidos. De esta manera, las empresas comerciales quedan prohibidas de aportar dinero, aunque en la práctica se han detectado casos de aportes indirectos que, al ser desviados por otros caminos, terminan siendo completamente legales.

Otros que tienen prohibiciones de aportar dinero son los ciudadanos extranjeros,los partidos o las sociedades foráneas, además de los inmigrantes sin tarjeta de residencia. En este caso, tal restricción es mucho más severa que la anterior.

No obstante, sindicatos o individuos independientes sí pueden aportar al gasto de un candidato, siempre que este no se los haya solicitado. A estos recursos se les conoce como “dinero blando”, el cual no tiene un límite determinado. Los gastos que se realicen por este concepto no deben tener ni la cooperación ni el consentimiento del político en campaña.

Para transparentar la información relativa a las sumas recibidas por concepto de “dinero blando”, se necesita que los partidos hagan un informe con las sumas recibidas y las gastadas en las campañas, las cuales deben quedar a disposición de la ciudadanía. Una vez que esto sucede, es la Comisión Federal Electoral la que tiene poder para revisar estos informes y conocer si es que hay o no violaciones a las leyes de financiamiento.

2 Nueva Zelanda: restricciones en los gastos de campaña

Distinto es el caso de Nueva Zelanda, país en el que no se prohibe las donaciones de extranjeros, aunque sí se ponen límites monetarios a estos. Otras vías de financiamiento son las donaciones de agrupaciones e individuos particulares, los cuales no tienen límites.

Acá la mayor restricción están en el gasto de la misma campaña. La ley no permite que los partidos electorales usen más de 1 millón de dólares en publicidad como bloque.

Para hacer cumplir este objetivo, existe incluso una restricción de los anuncios o transmisiones de cualquier medio que estén mínimamente relacionadas a estimular o persuadir a electores a favor de un candidato o de un partido. Estos deben contar con una autorización escrita del secretario o de un delegado del bloque, pues en caso contrario, se puede castigar al competidor.

Durante el proceso eleccionario, los partidos deben asignar a un auditor independiente un permiso especial para acceder a las cuentas del bloque, documentos y declaraciones financieras que se relacionen con la campaña. Al final de las elecciones, este auditor debe entregar un informe que explicará si se cumplieron o no las condiciones que la ley exige.

3 España: similar a lo que ocurre en Chile

En este país, los candidatos pueden optar a varias formas de financiamiento: créditos bancarios, donaciones de agrupaciones o individuos e incluso, aportes de anónimos. De hecho, para recaudar más, los mismos candidatos tienen la opción de donar sus sueldos o un porcentaje de él al partido.

Pero eso no es todo, pues una vez que se realizan las elecciones, parte de los gastos electores son devueltos a los candidatos por el mismo Gobierno. Este reembolsa a cada competidor una cuota que tiene directa relación con la cantidad de votos recibidos, lo que en el fondo resulta muy parecido a lo que ocurre en nuestro país.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo