10 razones por las que amamos "El Siguiente Programa"

Por Luz Lancheros

El Siguiente Programa le dio a la juventud de los años 90 un espacio crítico en la televisión colombiana. Con su ácido y deprimente humor, y con la crudeza que caracterizó el universo animado en el que se desenvolvían Martín de Francisco y Santiago Moure, este programa fue una de las mejores críticas al panorama nacional en los años 90. Y aquí les contamos las 10 razones por las que la juventud los amó.

1. Sus críticas inmisericordes a la televisión nacional: Aparte de los episodios en los que vivían la absurda realidad colombiana, Santiago y Martín se burlaron sin piedad de las figuras de la televisión nacional y la farándula. No dejaron títere con cabeza: Desde los diálogos de paz en El Caguán hasta Betty la fea, fueron sus víctimas.

2. Su sentido del optimismo: “Buenos días, maldito país” o “Buenos días, malditos oyentes”. Estos saludos, mas la desoladora sensación de vivir en un país de locos que siempre fracasan en todo eran lo mejor del humor negro de El Siguiente Programa. Ver esa amargura que pocos podían expresar era una joya.

3. Los iguazos: Por ellos los colombianos conocieron esta palabra. El típico colombiano bebedor, amante del fútbol y violento que comía “corrientazo” y opinaba idioteces se mostró en todo su esplendor. El Cerdo era el padre de todos ellos.

5. Por mostrarnos que Colombia es fallida: Los iguazos huyeron del país y los devolvieron, Pastrana hizo una campaña de florecitas y amor que fracasó, la selección Colombia en el 98…¿cómo no olvidar el macondiano país que nos tocó y que los dos criticaron tan bien?

6. Por burlarse de nuestra historia: El capítulo de “Paseando Con Chibchosaurios” o “Por qué somos así”, muestra la idiosincracia absurda del colombiano y de dónde vienen todas nuestras taras.

7. ¿Qué tal la farándula nacional?: Con nombres cambiados, toda la parafernalia vacía de la farándula nacional e incluso de la política quedó al descubierto en una sátira brillante.

8. Por mostrar un universo absurdo: Todo podía pasar: Desde Martín convirtiéndose en un fraude de santón hasta enviar a Ivan y sus Bam Bam en cohete o hacer de la maltrecha ciudad un parque temático. “Lo que se asemeja a la realidad es pura coincidencia”

9. Por burlarse de ellos mismos: Fueron sus peores críticos. Verlos en un trabajo miserable o sufriendo en infructuosas vacaciones y festividades colombianas o tratando de conseguir pareja valían mucho la pena.

10. No existirá otro programa como este: Jamás se volvió a criticar en televisión abierta la realidad nacional de los 90 de esta manera. Por la censura e intereses comerciales, ningún programa se atrevió a hacer lo que hizo este programa al retratarnos como somos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo