Las definiciones de Javiera Olivares, presidenta del Colegio de Periodistas: "No creo en la objetividad"

Por Felipe Saleh

Desde el rol de la prensa en el caso Penta, hasta una posible ley de medios, y el lugar de la sociedad civil en el diseño de una política pública que garantice la libertad de expresión, habla la primera mujer a cargo del gremio, que ya ha llamado la atención con un sello protagónico de su gestión

¿Qué te parece la investigación ordenada por el fiscal Sabas Chahuán para aclarar las “filtraciones” en el caso Penta?. Tiene que ver directamente con el trabajo de la prensa.

 La prensa no tiene que ver con las filtraciones, las filtraciones tienen que ver con las personas que deciden filtrar. La prensa va a seguir haciendo su trabajo y es correcto que lo haga, porque gracias a eso henos descubierto los peores escándalos de corrupción y no debería sentirse amedrentada. Me inquieta y lo dije antes de que el Fiscal Nacional anunciara esto. Me parece inquietante que figuras de un partido cuando se ven involucrados en un caso que finalmente es de corrupción se preocupen de esta manera tan directa de incidir frente al Fiscal Nacional y plantearle su preocupación a propósito de filtraciones que podrían atentar contra un derecho que me parece sensato como es la presunción de inocencia. Aunque la preocupación no es equitativa. La veo menos cuando son sectores sociales los que están cuestionados. Hace poco hubo un debate en torno a los medios por los bombazos en el Metro donde aparecieron sendos reportajes aumentando el terror en la población y aludiendo a culpables dentro del movimiento estudiantil y preocupación por la presunción de inocencia de ellos, no hay.

¿Crees que es una presión indebida hacia el Ministerio Público?

Obviamente el hecho de que un partido tan importante, que tiene tanta representación parlamentaria y que fue parte del gobierno anterior, genera una cierta presión,porque es un poder importante dentro del sistema político actual. No sé si la reunión con la UDI haya generado efectivamente una presión en la definición del fiscal, pero por lo menos lo pongo en duda. Me parece que no son sanas este tipo de prácticas que podrían transformarse en una presión, ahí podría mencionar los dichos del Contralor que van en el mismo sentido. Creo que esas señales no aportan a una discusión democrática sana donde los poderes del Estado son independientes y autónomos de los poderes políticos partidistas.

La posibilidad de tapar este caso con un acuerdo que regule el financiamiento electoral. ¿Qué te parece?

No me gusta. Sería un error en el contexto del nuevo ciclo político y social que vive Chile. Sería un tremendo error evitar la investigación de hechos que son punibles, que son delitos. En todos los casos, hay que investigar y particularmente en el caso Penta que ha sido emblemático. Otra cosa distinta es discutir uno de los amarres de la dictadura que tiene que ver con el financiamiento y la democratización de la política: es decir que un dirigente social o sindical pueda ser candidato y recibir aportes regulados, que no dependan de tu amistad con un gran empresario. Esto abre un debate pero fortalece la tesis de que hay que investigar.

¿Cómo ves la acción de los medios en un contexto de reformas, han generado la sensación de que todas las reformas son negativas?

Yo creo cada vez menos en la objetividad. Lo digo responsablemente como periodista y dirigente gremial. En la medida en que los debates en el mundo que avanzan hacia garantizar la libertad de expresión, justamente se distancian de la objetividad per sé como valor. sino que lo que plantean es que exista la garantía de que se muestren sobre el debate público las distintas subjetividades de la sociedad. En Chile eso no ocurre, porque tenemos alta concentración en la propiedad de los medios de comunicación, entonces sobre el debate público hay una sola subjetividad. En ese marco, cuando un gobierno plantea reformas profundas, los sectores que se oponen y están sobre representados en los medios, hacen su apuesta editorial y política y esa apuesta ha tendido a ser muy crítica con reformas que pueden ser beneficiosas para la democracia en Chile.

Pero ¿en qué minuto eso puede transformarse en desinformación?.
 

Nosotros como Colegio de Periodistas tenemos un código de ética, al cual yo adhiero fervientemente. En el artículo uno, lo que se plantea es que los periodistas deben tener un compromiso con tres valores básicos. Primero con la veracidad de los hechos, segundo con el respeto a los derechos humanos y tercero con el respeto a la democracia. Es decir, la libertad de expresión lo que garantiza es que cada quien tenga derecho a decir lo que piensa. Sin embargo, yo como presidenta del Colegio de Periodistas, aspiro al ejercicio ético de la profesión, por loo tanto en eso de decir lo que se quiere decir, la contraparte es que hay que tener respeto por las cosas que antes detallé y que al menos hay que tener una actitud veraz. En esa medida, lo que tu mencionas, efectivamente a veces roza esos límites y uno podría analizar caso a caso, cuando se falta a los derechos de las personas, cuando se infunde terror, cuando no se informa con veracidad respecto de algo. La contraparte de estos valores tienen que ver con la protección del ser humano y más que acotar la libertad, son una profundización de ella. porque fomentan y fortalecen la libertad colectiva. El problema es estructural El Mercurio hace lo que hace porque está en su derecho de hacerlo, lo malo es que es lo único que podemos leer y además cuesta mucho juzgarlo porque los medios no hablan de los medios.

Más allá de las declaraciones de buena voluntad el Estado por ejemplo, sigue privilegiando a los grandes consorcios para poner avisos. Al colegio ¿qué le gustaría tener como estructura de medios, como para ponernos al día con el resto.

Primero a propósito de la voluntad efectivamente he percibido que en un gobierno que se ha definido como de transformaciones importantes, hay una mayor disposición que la que hubo durante la doctrina Tironi de años anteriores. Esa voluntad también tiene que estar apoyada por el fortalecimiento del movimiento social, sindical y social. De esa manera vamos a pasar a los hechos , al denunciar en definitiva la prevaricación de la democracia. Espero que concretamente se abra la mesa de trabajo sobre libertad de expresión donde estarán representados actores de la sociedad civil. Me gustaría que después o a la par de esa discusión, saliera una garantía explícita en la Constitución del derecho a la información y a la comunicación universal entre las personas. Creo que la discusión debería terminar en una ley de medios en donde chile debería hablar de políticas públicas de comunicación en serio, como lo han hecho muchos otros países. Esa ley de medios debería garantizar tres sectores en el ámbito de la comunicación: el Estado no el gobierno, como productor de contenidos informativos y culturales, los privados con fines de lucro como es natural, y comunitarios sociales y sin fines de lucro. Eso también debería traducirse en el espectro radioeléctrico que pertenece en un 45% a un consorcio español. Además de discutir la equidad de a visaje estatal y la concentración en la propiedad de los medios. Nada de esto funcionaría con este nivel de concentración. Varias de estas cosas como el financiamiento permanente a TVN, están aunque tímidamente en el programa de la Presidenta.

Has conseguido que el colegio de Periodistas tenga un protagonismo distinto, por ejemplo en tu enfrentamiento con Carlos Peña. ¿Es parte de lo que quieres imprimir a tu gestión?

Más que hablen del Colegio o de mi, el triunfo está en que después de mucho tiempo los medios están hablando de los medios  y de las críticas que la ciudadanía está haciendo a los medios. Eso es un triunfo porque cuesta mucho que ocurra

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo