La enfermera española contagiada de ébola evoluciona favorablemente

Por EFE

La auxiliar de enfermería contagiada por el virus del ébola en España, evoluciona “favorablemente dentro de las precauciones” y está siendo tratada con un suero hiperinmune de un donante anónimo afectado por la enfermedad y tiene anticuerpos.

 
Así lo anunciaron hoy en rueda de prensa en Madrid los responsables del Hospital La Paz y Carlos III, centro dependiente del primero y donde está ingresada la paciente, una mujer de 40 años, casada y sin hijos.
 
Es el mismo centro en el que estuvieron internados los religiosos españoles Miguel Pajares y Manuel García Viejo, fallecidos el 12 de agosto y el 25 de septiembre respectivamente, tras contraer la enfermedad en Liberia y Sierra Leona y que ella cuidó como voluntaria.
 
El marido de la auxiliar contagiada por el ébola y otro paciente que llegó a España desde el extranjero están aislados en el hospital Carlos III como casos sospechosos de estar infectados, mientras que una enfermera está también aislada y en observación pero no reúne los criterios de sospecha de contagio.
 
Según informaron en rueda de prensa el gerente del Hospital La Paz y los facultativos que atienden a los pacientes, el marido de la sanitaria infectada está en estudio por la “exposición de alto riesgo sin protección” a la que ha estado sometido.
 
La enfermera ingresada en observación, que atendió al religioso Manuel García Viejo fallecido en 25 de septiembre, por ahora no es sospechosa de estar contagiada porque no presenta fiebre, sino que ha sido ingresada por precaución al haber padecido diarrea en los últimos días.
 
Podría ser dada de alta “probablemente mañana”, si la segunda prueba analítica da negativa y quedaría bajo vigilancia, dijo la misma fuente.
 
Por otra parte, los responsables sanitarios que están atendiendo a la auxiliar de enfermería infectada han detectado que mantuvo contacto con 22 personas a las que se someterá a un “seguimiento continuo por si hubiera algún problema”.
 
Según la fuente, son personas de su entorno familiar y profesionales que le atendieron en los primeros instantes en el hospital de Alcorcón, al sur de Madrid.
 
La paciente infectada asegura haber cumplido con el protocolo establecido para estos casos, por lo que los profesionales sanitarios encargados de su tratamiento siguen intentado averiguar “si ha habido un fallo por cualquier motivo”.
 
“Es una desagradable sorpresa porque no nos lo imaginábamos; en el primer caso ha ido perfectamente”, dijo en rueda de prensa el gerente del hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina, en referencia al primer español que fue repatriado tras infectarse con el virus del Ébola, el misionero Miguel Pajares.
 
La mujer se encontraba de vacaciones desde el día siguiente al fallecimiento de García Viejo, el 25 de septiembre, y haciendo “vida normal”, hasta que cinco días después aparecieron los primeros síntomas, fiebre y sensación de debilidad.
 
Los médicos del Hospital Carlos III de Madrid responsables de la atención a los pacientes tanto diagnosticados como sospechosos de ébola aseguraron hoy que “puede haber nuevos casos”, pero que “en los países desarrollados estas epidemias son contenibles con aislamiento”.
 
Por otra parte, el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, declaró hoy que “quizá habría que haber aplicado un protocolo de aislamiento” con la auxiliar de enfermería contagiada de ébola aunque se descartó porque “la fiebre no era desorbitante, era baja” y el cuadro no era obvio.
 
El sindicato de enfermería Satse exigió que se aclare la causa del contagio del virus del ébola a esta auxiliar de enfermería y pidió que se depuren las responsabilidades correspondientes.
 
También unos 200 trabajadores del hospital La Paz se concentraron hoy a las puertas del centro sanitario para pedir la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, y del presidente del Gobierno de Madrid, con competencias en sanidad, Ignacio González, y en solidaridad con su compañera infectada por el virus del Ébola.
 
Por otra parte, el partido socialista, principal grupo de oposición, considera que no es el momento de pedir responsabilidades políticas por la crisis del ébola, pero sí cree que es “urgente” que la ministra de Sanidad, Ana Mato, comparezca en el Congreso de los Diputados para “dar toda la información de la que disponga”
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo