CCS: IPC de 4,9% en 12 meses anticipa que rebajas de tasas llegarían a su término

Por
Foto: Archivo

 

La cifra de inflación de 0,8% del mes de septiembre entregada hoy por el INE se ubica en línea con nuestras estimaciones preliminares y levemente por sobre las estimaciones de mercado (0,7%). Tomando como referencia el índice base 2013, el IPC en 12 meses se ubica  en 4,9%,  completando, de esta manera,  seis meses consecutivos de inflación por sobre el rango meta del Banco Central.

Pese a haber estado marginalmente por sobre las expectativas del mercado, el IPC del mes de septiembre históricamente, es el más alto del año, debido, básicamente, a factores estacionales que actúan principalmente sobre los rubros alimentación y transporte. El IPC promedio de largo plazo para el mes de septiembre es del orden de 0,7%.

En esta oportunidad, el panorama general de precios muestra que el fenómeno estacional se manifestó en forma más aguda debido a la depreciación del peso y su transmisión hacia los sectores no transables. De esta forma, pese a la falta de presión de gasto en los hogares por efecto de la desaceleración del ciclo, el panorama inflacionario en algunas categorías relevantes en el gasto sobrepasa, largamente, la inflación de trayectoria de largo plazo, como es el caso de Alimentación, con un alza de 2,1% en el mes y Transporte, 1,9%. También en Restoranes y hoteles hubo un alza muy pronunciada, de 1%, por su asociación con el rubro alimentación. En todas ellas, las inflaciones en 12 meses bordean un 7%.

De esta forma, el IPC de los transables fue de 1,2% en el mes (4,8% en 12 meses) y el de no transables, de 0,4% (5% en 12 meses). Las medidas de inflación subyacente continuaron empinándose, esta vez hasta 0,5% en el mes y 4,5% en 12 meses.

El conjunto de estos antecedentes sugiere que el panorama inflacionario sigue siendo de cuidado. Hay un cuadro de presión de precios que subyace a la gran mayoría de las categorías de productos, con una intensidad elevada en dos o tres categorías específicas y que  producen mayor impacto dañino en aquellos segmentos de ingresos medios o bajos. Tanto en transables, como en  no transables, las tasas de inflación están por sobre  4,5%.

En estas condiciones, estimamos que las decisiones de política monetaria están tensionadas por la desaceleración del ciclo y un panorama de precios bajo presión por la importante devaluación de la moneda. Estimamos que los espacios de holgura para dar cabida a mayores flexibilizaciones de la política monetaria están en sus límites y que de haber un recorte adicional de ¼ de punto, habrá señales nítidas que este proceso estaría en su fase final.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo