Pastor interrogado por asesinato de niña en Machalí: "No somos una secta"

Por

Un largo interrogatorio de parte de la Brigada de Homicidios de la PDI tuvo que enfrentar el pastor evangélico Raúl Palominos, investigado por su supuesta influencia espiritual en Silvia Andrade, la mujer de Machalí que el pasado sábado asesinó a Dayana Escobar, su hija de 7 años, a causa de un ritual de sanación con el que buscaba limpiar su alma del demonio. 

Los vecinos la familia Escobar Andrade declararon que la mujer tiene un fanatismo religioso y que esta situación se debía a influencia que tenía este pastor en Silvia. Estos comentarios fueron recogidos por la fiscalía, que ordenó la interrogación a Palominos.

Luego de responder las preguntas de la policía, el pastor dio una entrevista al programa Bienvenidos de Canal 13. Ahí fue enfático en declarar que “no somos una secta”. Explicó que “somos una iglesia constituida con la palabra del señor”.

De hecho, el pastor descartó una cercanía con Silvia Andrade, la presunta autora del asesinato, y afirmó que veía que ella tenía una personalidad extraña. “La señora era la complicada, no la hija, ni la niña menor”, dijo al medio televisivo.

Por otra parte, la familia del pastor defiende la tesis Palominos. Su esposa, Marta Iturriaga, fue entrevistada por Las Últimas Noticias y en la ocasión aprovechó de comentar que Silvia  “era muy callada, pero se creía poseedora de un don especial. Ella decía que era Jesucristo”, dice el medio escrito.

Fiscalía investiga una posible secta religiosa

Un llamado telefónico interrumpió la jornada sabatina de Camilo Umaña. Con varios años de carrera como fiscal adjunto de la Región de O’Higgins, el abogado de profesión ya está acostumbrado a que interrumpan sus tardes, incluso cuando está fuera de la oficina. “El crimen no descansa”, dicen las historietas y los últimos casos policiales que ha tenido que investigar solo pueden convencer a Umaña que esa frase es una triste realidad.

Fue así como, ese sábado 4 de octubre, llegó hasta un sector de El Cajón, en Machalí. La escena que encontró ahí fue desalodora. Una niña de 7 años había muerto y las primeras informaciones que pudo recabar es que la autora del  delito había sido la propia madre de la niña. Hubo dos cosas que le llamaron la atención: marcas de asfixia por sumersión en Dayana Escobar, la fallecida, y que la familia completa se declararan miembros de la religión evangélica. Irónicamente, como si fuera una revelación divina, al fiscal le cayó del cielo una idea que no pudo sacar de su mente. Que todo había ocurrido producto de un rito religioso. Un exorcismo casero.

Pero años de carrera le han enseñado que ser cauto es lo mejor que se puede hacer cuando los periodistas preguntan demasiado. Entonces se limitó a decir que “no descartaba que la causa de muerte fuera un ritual de sanación”. Paralemente, ordenó a su equipo estudiar esa tesis. Esto explica por qué Raúl Palominos fue interrogado por la PDI.

Cabe señalar que los detenidos por este asesinato son Silvia Andrade y Víctor Escobar, padres de la pequeña; Daniela Escobar, la hermana, y Javier Rivas, serán formalizados a las 11.00 de este miércoles en el Juzgado de Garantía de Rancagua. En esta ocasión el fiscal entregará más detalles de la investigación.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo