Supuesto cartel discriminador de cadena de supermercados era falso

Por

Una de las cosas que les molesta a las personas friolentas es quedarse atrapadas en un taco en el pasillo de los yogures del supermercado, por culpa de amplios carros amplios que no permiten que nadie pase entre ellos. Para evitar tiritones en la clientela que queda entrampada ahí y la cadena Jumbo puso a disposición de sus usuarios dos tipos de carros, que permitirían al menos dejar espacio para emprender un rápido escape cuando el frío de los lácteos ataca la piel.

El primero de ellos es un viejo conocido. Un modelo grande, ancho, tipo todo terreno, familiar, con una amplia canasta que pueda llenarse con las compras del mes mientras los niños preguntan cada cinco minutos “¿cuánto falta?”. El otro es uno más pequeñito, fácil de maniobrar, económico y rendidor, si de transacciones pequeñas se tratara. Para diferenciar ambos modelos, del año, con patente al día, la cadena instaló un cartel donde aparecía el ícono de una mujer tomando cada unidad. Lo que se podía leer bajo este dibujo era “compras grandes” y “compras pequeñas”.

Fue así como un bromista tuvo la idea de echarle mano al cartel. Descargó una foto de esas que andaba dando vueltas en Twitter y editó el ícono de la mujer que aparecía sobre la leyenda “compras grandes”. Ahí, usando su creatividad y parte del tiempo que al parecer le sobraba, hizo que el dibujito se viera mucho más gordo. Ya terminada su acción, lo compartió en cuanta red social encontró.

Y como en internet no se puede borrar con el codo lo que se escribe con el teclado, aparentemente el bromista no pudo evitar que esto se desordenara, tal como ocurre con el pasillo de los juguetes cuando llegan los niños. Cientos de tuiteros compartieron esa foto y se creó un malentendido que llegó a los oídos de la administración del supermercado de los elefantitos orejones.

Fue así como desde el mismo supermercado Jumbo avisaron que todo era falso. Subieron una foto a su cuenta de Twitter donde comparaban los dos carteles, indicando que el verdadero, es donde aparece la misma mujer en ambos carritos, según informó Cooperativa.

Una vez aclarada la situación, los tuiteros tuvieron tiempo para comentar el malentendido. Por su parte, los usuarios que tienen frío al menos podrán quedarse detenidos en el pasillo que quieran por gusto y no por obligación, sobre todo si se trata de aquel donde están repartiendo galletas o muestras gratis de café.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo