Antofagasta: Dos personas ingresaron al hospital regional para asesinar a interno

Por Jaime Liencura

“Que el tiempo cura todas las heridas” es un proverbio que no tuvo asidero en el Hospital Regional de Antofagasta, durante la tarde de este jueves. Porque dos hombres intentaron asesinar a un joven que reposaba en una camilla, a causa de una riña previa.

Todo comenzó el miércoles, cuando se produjo un tiroteo en el centro de la ciudad, frente al Colegio San Esteban, que dejó a un joven de 28 años hospitalizado. Los médicos trataron sus heridas y, como es común, el día después ya tenía permiso para recibir visitas. 

Así, el jueves dos personas llegaron con sangre en el ojo al hospital. Pero lejos de ir a tratarse, estos hombres venían a curar de espanto a los internos del recinto médico. Con pistolas con silenciador ingresaron al tercer piso y buscaron la sala donde estaba internado el joven baleado. Ingresaron no para llevarle galletas de agua, sino que para hacerlo comer balas, pues su objetivo era asesinarlo. 

Para la suerte del hospitalizado, en el recinto había un par de gendarmes siguiendo de cerca la recuperación de un reo que estaba internado en la sala colindante. Ellos se percataron que en la camilla del joven baleado algo malo pasaba y lo fueron a ver. Producto de esto, los hombres se escaparon sin disparar. 

A uno de los gendarmes le pareció conocido el rostro de uno de los hombres que llevaba pistola con silenciador. Como al parecer disfruta de las pasas, hizo gala de su memoria y recordó que tiempo antes esa persona había cumplido condena en la cárcel. 

Los pistoleros escaparon, pero con el testimonio de los testigos, la Policía de Investigaciones trabaja en su captura. El gendarme seguirá comiendo pasas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo