Mujeres en pie de guerra: Piden que piropos sean sancionados por ley

Por Nathaly Lepe

“Que hace una estrella volando tan bajito” puede resultar para algunos una frase simpática e incluso sacar más de alguna sonrisa en una mujer, sin embargo, este tipo de comentarios podría tener los días contados si es que finalmente se cumple la meta del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC) para que los piropos estén prohibidos por ley. 

Puede sonar una medida drástica, pero la presidenta de la agrupación la socióloga María Francisca Valenzuela, la defiende, porque asegura que este tipo de comentarios al parecer inofensivos son una forma de acoso contra la mujer. 

La profesional plantea que la idea del Observatorio es tipificar el acoso sexual callejero a través de la ley y permitir un cambio cultural en la sociedad, que producto del machismo aún responsabiliza a las mujeres pos ser víctimas de manoseos o comentarios lascivos. 

“Creemos que la legislación actual tiene que ser sometida a revisión, por variables bien importantes. Primero, porque no se hace cargo de ninguna forma del acoso sexual callejero ni lo tipifíca, ni lo menciona nunca y segundo, porque queremos posicionar el acoso sexual callejero como una forma de violencia de género, como una agresión”. 

María Francisca apunta que actualmente si una mujer intenta denunciar un ataque de este tipo solo puede ampararse en el artículo 373 del Código Penal, que consagra el delito de “ofensas al pudor”. 

“Una mujer o una víctima de acoso sexual callejero sólo puede afirmarse de esta legislación para decir fui víctima de algo, pero no de una figura en particular, ella puede argumentar que ofendieron su pudor, su moral, pero no es eso en realidad, nosotros queremos que el acoso callejero deje de ser una afrenta a la moral”, comento la líder de la OCAC. 

Valenzuela agrega que es prácticamente una broma que la única defensa ante estos hechos sea “una ley de 1874 que incluso ha intentado ser derogada. Entonces es bien complejo pensar que es un mecanismo regulatorio suficiente como para hacerse cargo del problema”. 

El tema comentan va bien encaminado y Valenzuela reconoció que existe voluntad política en el Gobiermo actual para hacerse. En esta línea, planteó que la titular del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual ha puesto el tema en su agenda. 

Eso sí, la representante del Observatorio agrega que son las mujeres quienes deben adoptar esta bandera de lucha y entender que los piropos son una forma de acoso sexual, que aunque sea leve, debe terminar. 

“Los comentarios de connotación sexual explícita, para algunos también son piropos, pero muchas veces son comentarios de carácter sexual, son invasivos, es una agresión sexual al fin y al cabo”, comentó. 

Por lo mismo, insiste que es necesario lograr que se entienda que por ejemplo la forma de vestir de una mujer no es una provocación y el pie para que reciba piropos o agarrones. 

“Nueve de cada diez mujeres han experimentado una forma de acoso sexual callejero, pero eso no es porque nueve de cada 10 mujeres son provocativas, es simplemente porque eres mujer y estás expuesta”. 

“Una mujer puede vestirse como quiera y eso no le da ningún derecho a nadie a invadir su espacio personal de ninguna forma. Pensar que la culpa es de la mujer es tan ridículo como decir que una niña de ocho años que le salieron pechugas y está caminando con el jumper fue víctima de acoso porque es provocativa. No tiene sentido”, concluyó. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo