Nomofobia: la pesadilla de no poder despegarse del celular

Por Jaime Liencura

Una mujer sale de casa y de pronto, comienza a revisar su cartera. Tiene las llaves, dinero, una que otra crema, aunque nota algo extraño. Algo falta ahí y no es precisamente desorden. Entonces un frío terrible comienza a recorrer su espalda, como si una gota de agua cayera lentamente por su cuerpo. No puede respirar y siente una desesperación extrema. Su celular no está. Entonces comienza la película de terror para ella: es un ataque de nomofobia.

 
¿Qué es eso? Es el miedo extremo a alejarse del celular. Y la protagonista de esta pesadilla es María José Corrales Pavez es una periodista de 24 años, trabaja en el equipo de comunicaciones de algunos parlamentarios y además escribe para un blog Gourmet. Según cuenta,  cuando no encuentra su celular, lo que siente es “algo bien extraño, me falta el aire y el corazón se me acelera”.
 
Y hace un flash back en la película de su vida. Recuerda entonces aquel día en que se le apagó el iPhone. “Estaba en la U, en clases y me desesperé, me fui a buscar ayuda para que volviera a funcionar. Lo peor es que no se encendió en toda la noche. Me quería morir. Lloraba porque no funcionaba. Imagínate la tontera”, dice Corrales.
 
Rodrigo Brito, sicólogo de la Universidad Mayor afirma que la nomofobia es una especie de adicción. “Los síntomas que se sienten son muy similares a la abstinencia que siente un alcohólico”, dice. Y agrega que “es un malestar que te hace dependiente de algo y, en este caso son las nuevas tecnologías”. 

De hecho, el especialista asegura que este problema puede incluso llegar a limitar la vida de una persona. “Todo lo que hace una persona con nomofobia empieza a girar en torno al celular. Es estar demasiado pendiente del aparato, que incluso pueden prohibirse hacer cosas para no quedarse desconectados”.

Y esa tesis es corroborada por María José. Ella comenta que “cuando me invitan a lugares como campo, montaña y eso no voy, porque no hay señal de teléfono. Siento que no puedo estar desconectada, menos sin un celular”.

 
Durante el mediodía de este jueves, el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones entregó los resultados de la Encuesta Nacional de Acceso y  Uso de Internet. En ella se comprobó que un 66% de los chilenos es un usuario frecuente de internet. En números pequeños, esto implica que 2 de cada 3 compatriotas conoce términos como “meme”, “chat” o “e-mail”, pues usan la web.
 
El estudio además identificó el comportamiento del uso del celular en el país. Ahí se indica que desde 2010 hasta el primer trimestre de 2014, Chile pasó de 19 a 51,8 dispositivos de acceso a internet por cada 100 habitantes.
 
Es por eso que Rodrigo Brito cree que la nomofobia podría aumentar en el futuro. “Es muy esperable que se registren más casos, sobre todo porque estamos reemplazando las relaciones reales por relaciones virtuales”, dice el experto.

No obstante, declara que hay curas para este tipo de síndromes. “Hay un método llamado mindfulness o ‘ cultivo de atención plena’, que es una práctica basada en la meditación. Con ello se tratan varios tipos de adicciones, pues consiste en lograr que las personas estén más presentes, alejando así los pensamientos adictivos”, dice con optimismo el sicólogo.
 
Lo cierto, es que la tendencia indica que varias personas van a tener que recibir ese tratamiento en el futuro. Pues internet se ha convertido en un bien que, para muchos, debe ser del tipo social.
 
Es el caso del senador Alejandro Navarro, quien propone que el acceso a la red se incluya en los planes de vivienda social. Su objetivo es que, cuando el Ministerio de Vivienda y Urbanismo entregue una casa, esta ya venga con acceso a internet. La idea es que los usuarios puedan leer Publimetro.cl desde cualquier parte de su hogar.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo