Sernam reconoce que existe un límite difuso entre el piropo y el acoso 

Por Nathaly Lepe

Si un piropo es un acto o no de violencia no logra consenso dentro de nuestra sociedad. Para algunas mujeres que un hombre se atreva a realizar esta acción se transforma completamente en un nacho que transgrede el espacio íntimo y por lo tanto se puede considerar como un ataque. 

Para la titular del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Claudia Pascual, este también resulta un tema complejo, primero porque aún predomina el concepto machista de que la mujer puede ser vista como un objeto, pero también por que hay una delgada línea entre un halago y un abuso.

“Hay un límite que es bien difuso entre una galantería y un caos callejero, estamos hablando de situaciones muy distintas, estimaos hablando de situaciones violentas de traspaso de tu metro cuadrado de control, donde se te pasa a llevar verbalmente”, plantea la ministra Pascual. 

Por lo mismo, comenta que valora que sean las propias mujeres, particularmente las más jóvenes, las que estén impulsando campañas para cambiar la concepción que existe en el país respecto de los tipos de violencia de género que existen. 

En esta línea, explica que como Sernam agradecen ese aporte y plantea que también a nivel del Gobierno se están realizando campañas para visibilizar y sensibilizar distintas formas de violencia contra las mujeres y una de ellas es el acoso callejero. 

“Que hoy día mujeres jóvenes adolescentes se sientan acosadas en el espacio de la calle por un hombre que no es en el ámbito del coqueteo entre una pareja sino está haciendo el traspaso de ese espacio de confianza de un desconocido que puede ser de manera muy agresiva en términos verbales que puede ser incluso peligroso para transitar, es un espacio que hay que visibilidad y es importante tener los ámbitos de violencia y acoso callejero, saludamos estas campañas y nosotros también nos sumamos”, dice. 

La ministra insiste que el tema de la violencia y el acoso callejero tienen que ver con el machismo en el que los chilenos han sido educados y que es en parte tarea cela misma sociedad impedir que “se siga responsabilizando a las mujeres de la actitud de un otro hombre agresor que se siente con el derecho de efectivamente hacer una tocación indebida en el espacio callejero, de decirte algo que no corresponde, de acercares mucho más a tu espacio de intimidad”. 

“Me parece que no puede existir excusa alguna ni como estés vestida, ni si te maquillas o no, si caminas de tal o cual manera, no hay excusa alguna que le permita al otro decir que a mí me provocaron y decir que o puedo comillas contener y hago esta actitud o manifestación”, subraya. 

Por esta razón explica que como Sernam están revisando la actual legislación en materia de violencia para modernizarla e incluir estos novas conceptos y así buscar no sólo una sanción socia, sino que también una sanción penal. 

“Estamos trabajando en la confección de un plan nacional de acción contra la violencia contra las mujeres, revisando la legislación porque la única que habla violencia mujer intrafamiliar y queremos ampliar la visibilización y sanción de otros y todos los tipos violencia contra las mujeres”. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo