Versiones encontradas por tope de edificación en Providencia

Desde la Cámara Chilena de la Construcción alegan que es una medida segregadora que "privilegia a un grupo de vecinos, en desmedro de los siete millones de habitantes de la ciudad", mientras que desde el municipio señalan que"sigue siendo una comuna atractiva para vivir e invertir y las reglas no las ponen las inmobiliarias, sino la comunidad".

Por Daniel Inostroza

El 88% de los vecinos de la comuna aprueba la iniciativa de regular el tope de edificación propuesto por la Municipalidad de Providencia (VER NOTA).

Sin embargo, la medida que modifica el Plan Regulador de 2007 y pone límites a la altura de las construcciones dependiendo del barrio que se trate, ha generado anticuerpos en el sector inmobiliario y en la Cámara Chilena de la Construcción.

Jaime Parada, concejal de Providencia señala que la medida “es puro beneficio” para la comunidad, porque han sido los propios vecinos quienes lo han decidido.  “Y eso viene de la realidad que estaban viviendo, ya que veían desaparecer las casas aledañas  o venían como casas quedaban entremedio de edificios, lo que se traducía en un empeoramiento de la calidad de vida”, señala el concejal.

Respecto de las críticas que vienen del sector inmobiliario, señala que “cuando tú le tocas los bolsillos a las inmobiliarias, comienzan con su discurso del terror. Y eso no se condice con la realidad, porque Providencia se sigue densificando orgánicamente, y eso quiere decir que se utilizan criterios de racionalidad en el uso del espacio”, agregando que “aquí las reglas no las ponen las inmobiliarias, sino la comunidad organizada a través del municipio que está velando por su bienestar”.

Desde la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), el gerente de Vivienda y Urbanismo, Pablo Alvarez, crítica enérgicamente la medida. Esto porque la medida “genera segregación”, ya que ante una “oferta inmobiliaria restringida”, y con una demanda creciente cada año, los precios subirán considerablemente.

En la visión de la CChC, si todas las comunas comienzan a restringir la altura, vamos a comenzar a desplazar a la gente fuera de la ciudad, lo que generaría segregación, ya que la gente joven de clase media que busca vivienda va a estar cada vez más lejos de los centros urbanos consolidados.

Álvarez acota que “con esta medida se desaprovecha enormemente la infraestructura de Metro y Transantiago. El Metro se avalúa en base a la gente que vive en el sector y con esta medida no se vuelve rentable la inversión”. Al respecto, el concejal Parada responde que el Metro “debe estar al servicio de Providencia y no Providencia al servicio del Metro. Tenemos que procurar construir una comuna que se base en criterios de racionalidad  y no en criterios externos como lo que Metro significa o no para la comuna”.

El gerente de la CChC plantea que no es necesario que toda la comuna tenga altura de edificación libre, pero que hay sectores que son tremendamente bien equipados en infraestructura de transporte y pueden soportar una carga mayor.

Por su parte, el concejal Jaime Parada argumenta que “los vecinos de los siete barrios afectados positivamente con esta medida se han mostrado tremendamente satisfechos con la medida”.

“Esta medida privilegia a un grupo de vecinos de una comuna, en desmedro de los siete millones de habitantes de la ciudad”, señala Álvarez, agregando que “lamentablemnte quien quiera vivir en Providencia va a tener que tener ingresos tremendamente altos”. Finalmente, concluye que “hoy en día que se habla de inclusión social, esta medida es tremendamente segregadora”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo