Preocupante déficit de áreas verdes en Santiago

Por María José Gómez

Las áreas verdes en las ciudades no sólo han sido creadas para adornar un espacio entre los edificios o como un lugar de recreación para los niños. También son el pulmón de los sectores más urbanizados y representan un sector importante para la interacción social y el bienestar de la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la influencia de las áreas verdes en la calidad de vida de las personas, por eso recomienda un estándar de 9,0 m2/hab. Sin embargo, en la mayoría de los países de latinoamérica esto no se cumple, ya sea porque los costos de manutención de estos espacios son muy altos o por las altas tasas de urbanización de las ciudades. 

Para el psicólogo Francisco Elezovic, los espacios abiertos son elementales para el desarrollo de una persona. “Indudablemente los parques y las plazas mejoran la calidad de vida de la gente. Todos necesitan tener un espacio verde cerca, porque estos lugares ayudan a reducir el estrés y relajan a las personas que pasan todo el día encerradas en una oficina o en la universidad.” 

En Chile, la construcción y mantención de las áreas verdes depende directamente de los municipios, pero no todos tienen suficientes recursos para invertir en esta área, por lo que muchas veces estos espacios terminan convertidos en sitios eriazos, basureros clandestinos o incluso tomas. 

Muy por debajo de lo recomendado, en nuestro país hay 4,1 m2/hab, lo que perjudica considerablemente la vida de los chilenos porque estas áreas mejoran la calidad del aire, protegen la biodiversidad, nivelan la temperatura, capturan el carbono y funcionan como una conexión de corredores biológicos. En el ámbito social ayudan a la integración, incentivan la actividad física y sirven como lugares de esparcimiento.

En la capital la cantidad de áreas verdes fluctúan entre los extremos. Según cifras extraídas del Servicio Nacional de Información Municipal, de las 52 comunas de Santiago, 32 de ellas estaban bajo los 5 m2/hab el año 2013. Entre las que cuentan con mayores metros cuadrados por persona, superando incluso lo sugerido por la OMS está Santiago, liderando la lista con 12,45 m2/hab, le sigue Vitacura con 11,63 m2/hab, Lo Barnechea con 9,81 m2/hab y Cerrillos con 7,34 m2/hab. En la otra esquina se encuentra Quilicura, con la relación más baja de toda la capital: 0 m2/hab. Le sigue Peñaflor con sólo un 0,7 m2/hab, Lampa con 0, 76m2/hab, Pirque con 1, 32 m2/hab y Pedro Aguirre Cerda con 1,5 m2/hab.     

En mayo de este año la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, anunció el plan Chile Área Verde, gracias al que se construirán nuevos parques en 34 comunas a lo largo del país, de las cuales 7 pertenecen a la capital. La Pintana, será beneficiada con el Parque el Roble, La Granja con la reposición del parque Combarbalá, Cerro Navia tendrá el nuevo Parque Intercomunal Rio Viejo La Hondonada y en Pudahuel se levantará el Parque Santiago Amengual. Además, en Pedro Aguirre Cerda se continuará con la tercera etapa del Parque André Jarlán. Alhue también tendrá su parque comunal y en Quinta Normal se creará un parque cultural en la zona patrimonial de la comuna.

Conscientes del problema que significa para la sociedad la falta de estos espacios, la Fundación Mi Parque trabaja para recuperar áreas verdes en los barrios que más lo necesitan. “soñamos con un país en el que todos se sientan orgullosos de los barrios en que viven, por eso nuestra misión es recuperar los espacios públicos de manera participativa con las comunidades. En ese sentido hacemos un trabajo social, porque los vecinos se conocen y trabajan juntos por un objetivo en común, que es mejorar el entorno donde viven”, cuenta Ignacio Lira, director ejecutivo del equipo Mi Parque.

Otra iniciativa de este estilo es la que está impulsando el Injuv y la Conaf con el programa Vive tus Parques, en el que se enmarcan los trabajos voluntarios de primavera. Entre el 24 y el 26 de octubre, 300 jóvenes se capacitarán para mejorar zonas de uso público en 6 Áreas Silvestres Protegidas de las regiones de Antofagasta, Valparaíso, Metropolitana, Biobío y Los Lagos. 

“Esta iniciativa tiene un especial valor para nuestros voluntarios, ya que serán parte de un espacio de conservación participativa en conjunto con los guardaparques, quienes cumplieron 100 años resguardando y conservando la biodiversidad y ecosistemas de Chile”, agregó Nicolás Preuss, Director del Injuv. 

Y aunque los esfuerzos se están canalizando en la dirección correcta, hay mucho trabajo por hacer para contar con ciudades más amigables y con más zonas verdes en nuestro país. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo