Estudio del Sernac resalta grandes diferencias existentes en precios de productos para adultos mayores

Por

 

Un nuevo estudio del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) dio cuenta de las grandes diferencias existentes entre los precios de productos que son comprados principalmente por los adultos mayores.

 

El sondeo se enfocó en el sector de higiene y dormitorio, junto a los medicamentos, destinados, el cual fue realizado en la región Metropolitana. Se consideraron 102 productos consultados en farmacias y supermercados, además se contemplaron 90 productos vendidos en 12 tiendas especializadas.

 

¿El resultado? Sernac encontró las mayores diferencias de costo entre los medicamentos. Por ejemplo, al comparar el precio del producto bioequivalente para el tratamiento de colesterol Atorvastatina, se descubrió que se puede encontrar por un costo mínimo de $1.990, mientras que su referente Lipitor alcanza un máximo de $47.190, anotando una distancia de 2.271%, lo que representa más de 22 veces del valor más bajo ($45.200).

 

Asimismo, el bioequivalente para el tratamiento de hipertensión Losartan, tiene un precio mínimo de $1.990, mientras que el referente Cozaar, alcanzó los $23.290, alcanzando una diferencia de 1070%, esto es $21.000.

 

Otra diferencia relevante que arrojó este sondeo fue respecto a los artículos de dormitorio. Por ejemplo, los catres clínicos, están en un rango entre $237.000 y $490.000, es decir, una diferencia de $253.000. Mientras que las pelotas terapéuticas, para realizar ejercicios, tiene un costo mínimo de $8.990, pero éste se puede elevar hasta los $16.900, alcanzando una diferencia de un 88%.

En tanto, en el caso de los productos de movilidad, como un bastón canadiense o de codera móvil, se puede hallar una diferencia de un 75,9%, ya que el precio más económico fue de $7.900 y el máximo alcanzó los $13.900.

 

Otro incremento importante se registra en los artículos para el uso en baño para los adultos mayores. Allí el alza baño, sin apoya brazos, está en un rango entre los $16.900 y $35.000, es decir, una diferencia de 107%.

Mientras que en los productos de uso higiénico e incontinencia, en las farmacias y supermercados, la mayor diferencia se encuentra en los pañales desechables alcanzando un 32,5%, es decir, $1.200 pesos de diferencia.

Ante esta realidad, el Sernac señaló que este tipo de consumidores más vulnerables deben ser informados previamente de los precios, los cuales deben estar de manera destacada y visible, y a su vez las empresas deben cobrar según el precio informado.

 

El organismo aclaró que de no respetarse estos derechos, la empresa puede estar cometiendo una infracción cuando no informa el precio o bien, si cobra un valor superior al exhibido o anunciado.

 

Por otro lado, la entidad insistió en que cuando sea complejo disponer los precios por cada producto, los establecimientos deben mantener listados disponibles permanentemente para el consumidor, o disponer de medios electrónicos que faciliten esta información.

 

Mientras que en caso de promociones u ofertas el precio debe respetarse durante todo el período de duración de vigencia de la misma.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo