Temporada de asados en primavera: Consejos para trasladar la carne sin arriesgar la salud 

Por Nathaly Lepe

Comenzó la primavera y con ello muchas personas optan por salir de camping, hacer paseos por el día o almuerzos al aire libre alrededor de una rica parrilla. Adquirir carne en lugares especializados y no romper la cadena de frío en el traslado, son parte de los consejos fundamentales para evitar ser parte del porcentaje de afectados por brotes de enfermedades transmitidas por alimentos.

El gerente comercial de Doña Carne, Jorge Escobar, entrega una serie de consejos para consumir carne con tranquilidad y evitar cualquier tipo de mal rato:

Primero: Nunca cortar la cadena de frío. De alterar esta indicación, se altera la calidad de los alimentos y existe un mayor riesgo de intoxicaciones o toxiinfecciones producidas por el consumo de alimentos en mal estado.

Segundo: Evitar altas temperaturas. En la mayoría de los productos refrigerados, las cámaras no deben superar los 7°C u 8°C. En el caso de carnes, productos que llevan nata y/o huevo, la temperatura a la que encuentran no debe ser superior a los 3°C. Comprobar la temperatura a la que se encuentran los refrigeradores es fundamental para tener la certeza de que se ha mantenido la cadena de frío y que el alimento reune todas las garantías de inocuidad y calidad.

Tercero: Evitar las carnes rosadas y con poca grasa, pues son trozos que no se han ablandado por completo y no tienen mucho sabor. La carne ideal debe ser de color rojo intenso, de consistencia pegajosa, seca, brillante y con grasa cremosa, nunca amarilla o gris.

El oxígeno también es un factor a considerar. La carne tiene que quedar bien envuelta, de lo contrario, se  quema con el frío y además, al estar en contacto con el oxígeno, su proceso de descomposición se acelera. Por lo mismo, se aconseja envolver la carne con un film transparente o papel de aluminio e introducirla en un recipiente hermético.

Cuarto: La carne en el refrigerador o cooler se conserva de 1 a 2 días y fuera de éste no más de 2 horas. No refrigerada, se echa a perder rápidamente y es lugar de cultivo de bacterias patógenas. Es importante considerar que la carne congelada debe cocinarse dentro de las 12 horas desde su descongelamiento.

Importantes consejos si consideramos que las intoxicaciones pueden causar vómitos, diarrea y cólicos, todos malestares evitables con la correcta manipulación de los alimentos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo