Veinticinco bancos de la Eurozona fueron catalogados como insolventes

Por

 

Foto: Archivo

 

AFP

Veinticinco bancos de la Eurozona, entre ellos nueve italianos, no superaron el inédito examen del Banco Central Europeo (BCE) para devolver la confianza en este sector clave de la economía, si bien 12 de ellos ya adoptaron medidas para subsanar sus necesidades de capital, como el español Liberbank.Estas pruebas reforzarán la “confianza pública en el sector bancario”, comentó Vitor Constancio, vicepresidente del BCE, citado en un comunicado.

 

“La identificación de los problemas y los riesgos ayudará a reparar los balances y a hacer que los bancos se vuelvan más resistentes y robustos. Facilitará la distribución del crédito en Europa, lo que apoyará el crecimiento económico”, añadió.

 

En total, 130 establecimientos se sometieron a estos análisis consistentes en un examen de sus activos, a fecha 31 de diciembre de 2013, seguido de unas pruebas de resistencia, es decir, de unos ejercicios de simulación destinados a probar su solidez en escenarios de riesgo como una crisis financiera.

 

La Comisión Europea indicó que este análisis “aportará una gran transparencia respecto al balance de los bancos” y permitirá “identificar y corregir los puntos débiles”.

 

“Tener un completo balance del estado de los bancos no es un objetivo en sí mismo. Lo que cuenta es que nuestros bancos tienen la capacidad de financiar la economía de manera durable y son suficientemente sólidos para hacer frente a las dificultades que podrían perturbar esta financiación”, comentó Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior y Servicios.

 

Necesidades de capital subsanadas en 2014

Tras un año de trabajo, el BCE publicó el domingo que nueve bancos italianos, tres griegos, tres chipriotas, así como el alemán Münchener Hypothekenbank y el francés Caisse de Refinancement de l’Habitat no superaron este examen y necesitan unos 25.000 millones de euros (unos 31.000 millones de dólares) de capital.

 

Dos bancos belgas, dos eslovenos, uno portugués, uno austríaco, uno irlandés y el español Liberbank tampoco superaron este examen, que analizó los activos disponibles hasta finales de 2013.

 

En este sentido, el BCE precisó que doce de los 25 bancos que no superaron estas pruebas ya subsanaron sus necesidades de capital con 15.000 millones de euros en 2014, como es el caso de Liberbank.

 

Las otras entidades tienen ahora dos semanas para presentar a las autoridades bancarias europeas las medidas para subsanar sus necesidades y entre seis y nueve meses para aplicar estos planes de acción.

 

Para la Comisión Europea, “la prioridad es que las necesidades de capital se subsanen mediante recursos privados”. “Si con todo se necesita una ayuda pública, las reglas sobre las ayudas estatales se aplicarán” para vigilar que esta “ayuda sea lo más limitada posible”, aseguró.

 

Asimismo, un determinado número de bancos sometidos a este examen deberán revaluar sus activos en 48.000 millones de euros, 37.000 millones de los cuales no necesitan ser captados mediante capital adicional, precisó el Banco Central Europeo.

 

Por otra parte, la institución monetaria europea identificó unos 136.000 millones de euros de activos de riesgo, lo que eleva estos activos en manos de los bancos de la zona euro a 879.000 millones de euros.

 

“Ningún banco español se encuentra hoy en situación de déficit de capital”, dijo el gobernador del Banco de España tras conocer los datos referentes al reestructurado sector bancario español, que recibió una ayuda europea de unos 40.000 millones de euros cuatro años después del estallido de la burbuja inmobiliaria en el país en 2008.

 

Este examen del BCE, bautizado “Comprehensive Assessment” y que ha movilizado a más de 6.000 personas, buscaba conocer de forma precisa la situación financiera antes de que el BCE asuma el 4 de noviembre el rol de supervisor bancario (SSM), en el marco de la unión bancaria en curso de constitución.

 

El análisis se realizó en dos tiempos. Desde noviembre de 2013, el BCE llevó a cabo su “asset quality review” (AQR), una radiografía de los activos y créditos de 130 bancos de la zona euro (más Lituania).

 

Al mismo tiempo, la Autoridad Bancaria Europea (EBA), basada en Londres, ha llevado a cabo nuevos “stress tests” (pruebas de resistencia), unos ejercicios de simulación para probar la solidez de los bancos en escenarios de riesgo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo