El extraño lugar donde "vive" el Premio Oscar de Jennifer Lawrence

JLaw vuelve con Bradley Cooper en la película "Serena". La actriz ganadora de un Oscar le cuenta a Publimetro sobre su último trabajo y donde guarda su Oscar.

Por Metro World News

La actriz Jennifer Lawrence se ha reunido con el actor Bradley Cooper por tercera vez en el drama “Serena”, situado en Estados Unidos en la década de 1920 (después de “Silver Linings Playbook” y “American Hustle”). Y fue a la misma JLaw, de 24 años de edad, quien llamó a Cooper para que interpretara a su amante en la pantalla grande.

Ante esta situación, se presentó una avalancha de rumores sobre un posible romance fuera de la pantalla, que ambos actores negaron. “La amó hasta la muerte, ella es increíble, pero yo podría ser su padre”, dijo Cooper de 39 años de edad, en un comunicado oficial.

Ambientada durante la Gran Depresión en Carolina del Norte, “Serena” muestra a Lawrence y Cooper como marido y mujer, dos empresarios que se ven atrapados en un mundo de pasión, celos y codicia.

¿Por qué llamaste a Bradley Cooper para trabajar en “Serena”?

– Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Él lo hizo muy simple para que me involucrara en el proceso de filmación, es fácil actuar juntos. Además, Bradley está lleno de humor y trabajar con él es muy cómodo. Fue interesante imaginar cómo iba a actuar, pero cuando empezamos a rodar, se me ocurrió que actuó tan bien, que yo ni siquiera podría imaginarlo.

¿Qué te atrajo del proyecto?

– Yo quería trabajar con [la directora] Susanne Bier. Por encima de todo, me gusta que todas sus películas son tan realistas y objetivas al mismo tiempo, como si fuesen filmados por un observador independiente, incluso cuando el héroe es bastante negativo.

Mayormente, el comportamiento de mi personaje de Serena crea una división entre los que la apoyan y los que la juzgan. Susanne no manipula a la audiencia. Ella cuenta la historia, muestra personajes en situaciones específicas, pero nunca se especifica si deben gustar o no.

¿Has leído la novela de Ron Rash en la que se basa la película?

– Sí. “Serena” como una película es muy diferente. En el libro, ella es muy fuerte desde el principio y es emocionante. Pero en la pantalla tuve que enamorarme del personaje y entender sus motivos. Era muy importante para Susanne y para mí, que no estábamos haciendo una película sobre una loca, sino que estabamos haciendo una película sobre una mujer que se volvió loca en el amor. Si ella fuera un hombre, sería respetada y se convertiría inmediatamente en un líder. Ella es inteligente y sabe cómo controlar un negocio. Ella se da cuenta que debe ganarse su respeto para probar que ella sabe tanto o incluso más que ellos.

Tuviste que montar un caballo. ¿Fue difícil?

– No. Creo que puedo hacerlo bastante bien. Pero tuve que aprender por separado cómo manejar un águila. Es tan fascinante trabajar con un animal que tiene, literalmente, ningún afecto en sus ojos en absoluto, mira a lo que puede comer y cómo. Es una criatura fascinante para mantener en tu brazo, esta cosa que sólo mata, y es aterrador porque sus garras son enormes, pero es increíble hacer una escena con él. El águila en muchos sentidos es la encarnación de Serena, es arrancado de su lugar natal y entrenado lo suficiente, para después ponerlo en libertad a causar estragos, y posteriormente llevarlo a casa de nuevo. El águila es un buen símbolo.

Tu personaje comete un asesinato. ¿Por qué?

– Porque ella no puede tener hijos. George Pemberton (interpretado por Bradley Cooper) y Serena se aman, pero para Serena este amor se sustituye por la desesperación y se siente infértil. Ella sabe que él tiene un niño con otra mujer. Ella no se siente como una mujer y él ha dejado de amarla. Serena se deprime y decide que el niño no debe ser su rival. La vida humana se devalúa, porque es más importante hacer que Pemberton actúe como ella quiere.  A Serena no le importa a quién sacrifique. Si se ponen en el camino entre su amor con George, sus vidas no valen nada.

¿Qué te dejó interpretar a este personaje?

– No sé, tal vez algún tipo de descarga al interpretar una escena tensa. Recuerdo que al actuar en “The Hunger Games”, por un momento, me convertí en un voluntario. Cada vez que gritaban “¡Corten!”, la adrenalina se extendía a través de mis venas.

¿Siempre quisiste ser actriz?

– Cuando tenía cinco años, yo ya sabía que me convertiría en una actriz. Pero sino yo hubiera preferido ser una enfermera o un médico.

En una de tus entrevistas dijiste que no sabias dónde estaba tu estatuilla del Oscar. ¿Lo encontraste?

– Sí, ¡mi madre lo tiene! ¡Yo quería ocultarlo, pero ella piensa que tiene que estar visible! No me gustaba tanto esa idea. Es como si la gente viniera a visitarme sólo para mirar a esta estatuilla. Pero llegamos a un acuerdo, “Oscar” ahora está viviendo en casa de mis padres. Lo han puesto en el piano.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo