Habla la madre del pequeño de 8 años discriminado en Colegio Adventista de Calama

Según ha declarado la madre del pequeño, Danielle Colarte, "ahora los apoderados están en contra mía y he recibido ataques por Facebook".

Por Daniel Inostroza

Un pequeño estudiante de tercero básico del Colegio Adventista de Calama habría sido víctima de una discriminación de carácter sexual en el establecimiento. Así lo ha denunciado el Movilh y la propia madre del infante, Danielle Colarte, dueña de casa de 29 años, casada y madre de dos pequeños de 4 y 8 años. El segundo, sería la víctima de discriminación por parte de sus compañeros (VER NOTA).

En diálogo con Publimetro, Danielle nos comenta que esta situación comenzó en agosto. “Mi hijo llegó llorando del colegio y me contó que el hijo de la profesora, que es su compañero, le estaba entregando papelitos a todos sus compañeros que decían que él era gay. Ahí detonó todo”, relata la madre.

Tras el desagradable episodio, Danielle se dirigió al colegio a plantearle la situación a la profesora y ella le dijo que “era muy raro y lo negó, pero me dijo que iba a hacer algo al respecto y no pasó nada. El niño siguió mandando papelitos y otros niños empezaron a molestarlo y comentaban que no sabían si mi hijo era niña o niño”.

En una reunión de apoderados encabezada por la profesora en cuestión, Jocelyn Arias Araneda, para tratar el tema que afectaba al pequeño, les señaló a los apoderados asistentes que  “Dios había hecho al hombre con el objetivo de procrear y que todos los homosexuales, gays, transexuales, lesbianas o como se quieran llamar, Dios los estaba mirando y les iba a pasar la cuenta”, según comenta Danielle, quien le contestó que más allá de lo que Dios dijera, “teníamos el deber de enseñarle a nuestros hijos a no discriminar”.

Ese mismo día, hace casi dos meses ya, la madre puso una denuncia en el Mineduc y se contactó con el Movilh parrecibir asesoramiento en esta situación.

Además, trató de ponerse en contacto con el director del Colegio Adventista de Calama, quien le dijo que tomaría cartas en el asunto, pero según Danielle no hizo nada. “Lo que él me dijo es que iba a cambiar a mi hijo de curso, a lo que yo me opuse porque mi hijo no tiene la culpa de nada, el es un buen alumno y tiene buenas notas. Él me respondió que ya, que iba a hablar con la profesora y con los niños. Luego yo le pregunté a mi hijo si había ido el director a la sala y él me dijo que no. Él no hizo nada hasta que le llegó la carta de notificación del ministerio”.

Consultado por este medio para conocer sus apreciaciones sobre el hecho, el establecimiento declinó de manera bastante poco amigable referirse al tema, señalando que el director Víctor Pérez Chocano no daría declaraciones.

En la Dirección Regional de la Superintendencia de Educación de Antofagasta señalaron que han recepcionado la denuncia de la madre a través de internet y que han puesto en notificación al establecimiento, exigiéndole un informe donde se detallen las acciones que ellos han emprendido como establecimiento educacional para evitar esta situación. El director regional, Víctor Alvarado, ha señalado que “la denuncia ha ingresado como una acusación de discriminación. Actualmente nos encontramos estudiando el informe recibido ayer por parte del establecimiento y lo que hacemos ahora es determinar si las acciones que toma el colegio son las adecuadas o no”.

Alvarado nos comenta que “con el informe y las respectivas pruebas nosotros podemos determinar si el establecimiento realizó lo necesario para entregar una ayuda a la apoderada y al pequeño afectado”, en el caso de que no se pueda comprobar esto, la Dirección Regional “realizará una nueva fiscalización, lo que podría derivar en un proceso graduador de sanciones que va desde una sanción por escrito hasta una multa que podría llegar hasta los $40.000.000, pero para determinar eso aún faltan muchos antecedentes”.

En el Movilh han señalado que “permitir el bullying, los abusos contra un niño de ocho años y emitir frases violentas contra la diversidad social en las aulas son atropellos que vulneran los derechos humanos y la legislación vigente. Hemos sido claros testigos de la indolencia e insensibilidad de este colegio. Los hemos llamado para dialogar, para buscar soluciones y no responden”, a través de su líder Rolando Jiménez.

Por su parte, Danielle, la madre del pequeño de 3º básico, concluye que “ahora el siguiente paso es retirar a mi hijo del colegio y me voy a cercar a una abogada para interponer las acciones legales respectivas. Yo voy a hacer todo lo que se tenga que hacer”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo