Autoridad fiscaliza que empresas cumplan normativa sobre exposición solar de trabajadores

Durante los primeros 10 días de noviembre de este año, los índices de radiación UV se han presentado en el rango de mayor riesgo; MUY ALTO.

Por Nathaly Lepe

El riesgo de una exposición excesiva a la radiación solar produce efectos dañinos a corto y largo plazo, principalmente en ojos y piel. Este daño va desde quemaduras solares, queratitis, tumores malignos en la piel y cataratas a nivel ocular.

Por eso, la autoridad sanitaria ha puesto énfasis, especialmente en esta época del año, en aquellos trabajadores  que realizan  sus labores  en espacios abiertos, bajo una radiación solar directa.

La normativa vigente señala que el empleador debe proveer al trabajador de los elementos de protección necesarios contra la radiación UV (lentes, gorros y bloqueadores solares), según lo dispuesto en la  “Ley de Ozono” (Ley N° 20.096) e implementar el programa de riesgos asociados a la exposición solar y las  medidas  de control adoptadas.  También es responsabilidad del empleador publicar en un lugar visible los índices diarios de radiación UV.

En esta línea, el Seremi de Salud de la Región Metropolitana, Carlos Aranda hizo un llamado a los empleadores y trabajadores, para que adopten las medidas preventivas contra la exposición solar: “Nuestra principal preocupación es protegerla salud de los obreros y el cumplimiento de esta normativa.”

Los trabajadores que principalmente están expuestos a la radiación solar son aquellos que cumplen labores  agrícolas (permanentes y temporeros), trabajadores de altura (mineros, obreros y otros), trabajadores sin posibilidad de áreas sombreadas (jardineros, operadores de parquímetros, carteros, vigilancia pública, deportistas, entre otros).

En el caso que un trabajador presente algún daño a la piel asociado a la exposición solar por motivos laborales, son los establecimientos de salud públicos y privados, los encargados de notificar a la Seremi de Salud  sobre “quemaduras solares y detallar la superficie corporal afectada” del trabajador. A la fecha, la Región Metropolitana no presenta  notificación de trabajadores con lesión o accidentes  a la piel, ocasionados por radiación UV en el lugar de trabajo.

Por su parte la encargada del programa de Cáncer de la Seremi, Mónica Rodríguez,explicó en qué momento una persona debe consultar a un médico, tras una simple insolación: “Si la persona presenta vómitos y fiebre es necesario que sea visto por un médico, para que no se ponga en riesgo su estado general. En este caso se neceita rehidratar al paciente y aplicar analgésicos locales u orales para atenuar el dolor de la quemadura.”

El cáncer a la piel se puede presentar en una primera etapa con la aparición de  un  nuevo lunar que cambia en el tamaño, forma o color, manchas, lunar o úlcera con cambios como picazón, sensibilidad y/o dolor, lesión pequeña, suave, brillante, pálida o serosa, mancha plana roja, áspera, seca o escamosa.

Medidas preventivas frente a la exposición solar:

Horario exposición solar: Evitar el sol entre las 11.00 y 16.00 horas (mayor incidencia UV). El máximo calor es hacia la media tarde.

Lentes: Usar anteojos con protección lateral , filtro radiación UV, idealmente de policarbonato y antirreflejo.

Ropa: Usar ropa de trama gruesa , de poliéster ya que protege más que el algodón , mangas largas y cuello tipo redondo , pantalón largo, los colores oscuros son los que más protegen la piel de la radiación UV ( colores negro, azul y café) y zapatos cerrados.

Gorro: Protección posterior tipo legionario, gorro o sombrero de ala ancha, idealmente  10 cms., con visera.

Factor protección solar: Usar bloqueador con filtro solar FPS 30 como mínimo y aplicar cada 2 ó 3 horas y 30 minutos antes de exponerse al sol. Cantidad a aplicar: “Una cucharadita  para la cara, una para cada brazo. Si una persona se coloca muy poca cantidad, es como si se estuviera aplicando un filtro factor 5“.

Recomendaciones frente a una insolación:

Trasladar al afectado a un lugar de sombra , fresco y con ventilación
Colocar al afectado en posición semisentada, con el cuello en extensión para mejorar la respiración y entrada de aire.

Mojar la cabeza.

Aplicar compresas de agua fría en la frente y la nuca ( para regular su temperatura corporal).
Hidratarlo, pequeños sorbos.

Tras controlar la insolación , trasladar a la persona a una clínica o servicio de urgencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo