Fuerte y extraño cruce de palabras entre escoltas de Bachelet y seguridad china

Por PUBLIMETRO

Faltaban solo minutos para que la Presidenta Michelle Bachelet abordara el avión presidencial que la traería de regreso a nuestro país, luego de una extensa gira por Beijing (China) en el marco de la APEC. Todo había sido perfecto. La mandataria logró concretar futuros acuerdos comerciales con las principales potencias del Asia Pacífico y mejoró las relaciones bilaterales con Rusia.

Por ello, una vez que concluyó su visita, aguardaba tranquilamente en su automóvil, en el frotis del Hotel Hilton, para que la llevasen al aeropuerto internacional de Beijing.

La mandataria esperó, esperó …y siguió esperando. Casi media hora, según consigna La Segunda, pero Bachelet fue paciente, sin embargo, sus escoltas, no. Querían que el automóvil se moviera lo antes posible, hecho que era impedido por las fuerzas de seguridad chinas.

La razón, según explicaron los orientales, respondía a que los oficiales chinos intentaban que se despejaran las vías para que el tráfico fuera expedito, situación que irritó a los chilenos, en especial a Patricio Aguayo, quien en un tono impetuoso comenzó a exigir que le permitieran el paso a la mandataria.

Lo que vino después fue insólito. Una situación tensa que pudo llegar a mayores. A ratos la discusión se volvió un intercambio de vocablos inentendibles por ambas partes, parecidos a los que utilizó Juan Andrés Lagos en entrevista con El Dínamo, y respondidos con un “Wantán Flito” y “Alos Chaufán” furioso, de parte de los orientales.

Finalmente, el enojo chileno tuvo su recompensa…la guardia china cedió y permitió que la mandataria abordara su Air Force “Uno” en el Aeropuerto de Beijing rumbo a Santiago.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo