Obispos expresan “profundo dolor y vergüenza” por condena a sacerdote John O’Reilly

Por ATON CHILE

La Conferencia Episcopal manifestó este viernes su “profundo dolor y vergüenza” por la condena en contra del sacerdote John O’Reilly por abuso sexual reiterado a menor. Los obispos chilenos dieron a conocer su posición al respecto en una declaración pública leída al término de su 108ª asamblea plenaria que se realizó en su lugar de retiro en Punta de Tralca.

“Con profundo dolor y vergüenza hemos conocido, en su estado actual, una nueva sentencia condenatoria contra un clérigo por abuso sexual a una menor. La vida y la integridad de la víctima es nuestra primera preocupación, y tanto a ella como a su familia, así como a la comunidad educativa expresamos nuestra cercanía y solidaridad. Pese a todo, nos anima a renovar nuestro compromiso radical para prevenir que casos como este se repitan, disponiendo todos los medios para ello”, señaló la nota que fue leída por monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo de Melipilla y recién electo Secretario General de la Conferencia Episcopal.

Los obispos también se mostraron “de acuerdo en la necesidad de una reforma educacional y para lograr este propósito seguiremos colaborando en aportar con los proyectos presentados por el gobierno, desde nuestra identidad y buscando siempre el desarrollo integral de la persona y de todas las personas, insistiendo también en la capacitación de los profesores y la carrera docente, base esencial de la educación junto a los padres y apoderados”.

Asimismo, reiteraron su rechazo al aborto y la eutanasia. “Defendemos la vida de los más débiles como son el niño en el vientre de su madre, así como de los enfermos también jóvenes, de los adultos mayores debilitados por los años y el sufrimiento, a quienes en vez de una muerte buena y digna se les quiere ofrecer, una opción que jamás será solución: la decisión de quitarle o de quitarse la vida”.

Sin mencionar el polémico cuento homoparental “Nicolás tiene dos papás”, los obispos insistieron en la urgencia de fortalecer la familia. “Ello significa permitir que el niño nacido pueda contar con un padre y una madre que le conduzcan hasta su mayor desarrollo posible y puedan enriquecer su amor en la común tarea, de forma unida y sin límite de tiempo, es decir, en el matrimonio en el ámbito civil o religioso. Creemos, por ello, que es necesario reforzar las políticas públicas encaminadas a promover el matrimonio fundado entre un hombre y una mujer.

“El matrimonio no puede quedar relegado a un acto, en la práctica, simbólico. Nos preocupa lo que sucederá si se aprueba el proyecto de ley que quiere introducir una regulación de las uniones de hecho, tanto entre parejas de distinto sexo como del mismo, más conocido como Acuerdo de Vida en Pareja (AVP)”, agregó la declaración de los obispos.

“Miramos con especial preocupación el incremento de la violencia en medio de nuestra sociedad, especialmente en atentados terroristas, y a través de actos de delincuencia cada vez más sofisticados, que revelan la existencia del crimen organizado, además del flagelo del narcotráfico en medio nuestro”, añadió.

Más adelante, indicó que “tampoco nos son indiferentes los diversos escándalos en el ámbito económico, muchos de ellos causados por la codicia, generalmente en desmedro de nuestros compatriotas menos favorecidos, y que incluso han dañado seriamente en ciertas ocasiones el prestigio de la política”.

“Todo esto hiere a la familia chilena, que en su gran mayoría hace esfuerzos extremos para sobrevivir cada día con recursos mínimos, evidenciando así la vergonzosa brecha social entre ricos y pobres, quienes permanecen excluidos del desarrollo, situación que en reiteradas ocasiones hemos denunciado”, expresó la declaración de los obispos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo