Falla del Metro muestra un fuerte incremento del uso de la bicicleta en Santiago durante la crisis vial

Las principales ciclovías de la capital mostraron un fuerte aumento en el uso de la bicicleta para enfrentar la crisis. Solo la ciclovía de Alameda presentó un aumento del 64% en el flujo vehicular, desde el viernes 7 de noviembre al pasado 14, donde se vivió el colapso vial.

Por Daniel Inostroza

La falla del Metro de Santiago del pasado viernes generó un caos vial de magnitud en la capital, lo que produjo una serie de aristas de estudio y análisis sobre la capacidad de la ciudad para sobrellevar una falla en el principal sistema de transporte público de los santiaguinos.

En una de las aristas de análisis se desprende una relevante información. Resulta que tras la falla, el incremento del uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo a los convenciales y motorizados que se utilizan en la ciudad creció fuertemente en las principales ciclovías de la capital.
El sistema denominado Eco-Visio, distribuido por Tecnología Sustentable Ltda., permite medir el flujo de las bicicletas a través de distintas ciclovías de la capital con sensores automáticos que envían los datos a través de la red de celulares a un servidor GSM.

Pero más allá de los alcances técnicos, lo relevante es que la ciclovía de Alameda, punto neurálgico de la crisis por la falla en la línea 1, mostró un aumento de un 51% en el flujo de bicicletas. Si el día jueves 13 pasaron 3.234 bicicletas por Alameda, el día viernes 14 de la crisis lo hicieron 4.885. Es más, si vemos las cifras del día viernes de la semana anterior, vemos que el aumento es aún mayor, ya que el viernes 7 de noviembre se produjo un flujo de 2-973 bicicletas, lo que representa un incremento de 64% en el uso de este medio de transporte alternativo.or Curicó, por ejemplo, se produjo un 20% de aumento del flujo. Por la ciclovía de Rosas un 30% de incremento y por la de Santa Isabel un 20%, al igual que por la de Curicó.

Otra dato relevante es que en horario punta de mañana y tarde se registró un 77% de aumento en el flujo, desde el viernes 7 al viernes 14 de noviembre, día de la crisis vial.

Expertos valoran el aporte de este tipo de mediciones

El experto en desarrollo de transporte sustentable de la Universidad Mayor, Hernán Silva, destaca este sistema de medición de flujo de bicicleta, ya que “lo interesante de contar con estas cifras es poder conocer lo rápido que la gente tomó la decisión de utilizar la bicicleta como medio de transporte ante esta crisis”. Y esto, en el contexto de una alta falta de información, ya que la gente se informó de esta crisis paulatinamente en los medios de comunicación, a través de las redes sociales, o directamente al llegar a la estación de metro que utilizan habitualmente.

“Lo interesante es que la bicicleta fue alternativa de movilidad que dio solución a mucha gente y la magnitud de cómo la gente se subió a la bicicleta es una señal muy potente”, señala Silva.

El experto en transportes declara que lo más importante que se concluye de esta crisis es que “el sistema de transporte público de Santiago es frágil. Ante una pequeña falla se paraliza todo y se genera una crisis, entonces cabe preguntarse si vale la pena seguir gastando miles de millones en un sistema que tiene este nivel de fragilidad, o sería mejor invertir una parte de esos recursos en otras vías de movilización que son más sustentables”, agregando para finalizar que “la trilogía es buses, bicicleta y peatón de manera integrada, ya que esa es la apuesta de los países desarrollados”.

El director del colectivo ciudadano Muévete Santiago, Gonzalo García, también valora este sistema de medición de flujo en las ciclovías, ya que a su juicio esta información permite valorar “la fiabilidad del modo bicicleta, que ha sido consistentemente demostrado en la Medición de Eficiencia en Modos de Transporte, donde entre los años 2008 y 2014 la bicicleta es el modo que mantiene consistentemente sus tiempos de desplazamiento”, entendiendo la fiabilidad como la seguridad de que voy a llegar a mi destino y en el tiempo previsto en prácticamente el 100% de los viajes.

Respecto de la crisis de Metro, García concluye al respecto que “le ha hecho retroceder fuertemente en su fiabilidad. Si hasta 2014 Metro se mantenía como el modo más fiable después de la bicicleta. Hoy esa brecha ha aumentado en la percepción de los usuarios”.

El director de Muévete Santiago valora el aporte de las mediciones de movilidad, ya que “estos datos en línea permiten ir analizando con mayor profundidad los fenómenos urbanos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo