A los 43 años del primer microprocesador lanzan equipo 300 mil veces más poderoso

Por R.O.P. Villanueva Ahumada 

En 1971 se lanzó el primer microprocesador, el Intel 4004, dando inicio a un vertiginoso avance en el desarrollo de la tecnología, que al día de hoy llena nuestra vida cotidiana con computadores de escritorio, notebooks y tabletas, entre otros dispositivos. Hoy, a 43 años de ese hito, uno de los manofacturadores lanzó recientemente un equipo con un “cerebro” 300 mil veces más poderoso que el original. Ésta es su historia.

El 4004 fue desarrollado para una calculadora, con una velocidad de 10 kilohertz. Abrió las puertas para casi todos los dispositivos electrónicos que hoy conocemos como cajeros automáticos, autos, barcos, aviones, vendomáticas y hasta refrigeradores y televisores. Y es que 43 años no han pasado en vano.

Hoy, hace pocos días atrás, Lenovo lanzó su equipo Yoga 3, el que viene equipado con el último microprocesador desarrollado por Intel, el Core M. Éste está diseñado para superar los 3 Ghz, es decir 300 mil veces más poderoso que su ya lejano hermano mayor, con un formato fino, ligero y con una gran autonomía, muy distinto a los primeros equipos… pesados, de diseño rudimentario y limitado.

De hecho, el procesador Intel Core M puede gestionar más de 8 horas de reproducción de video, que significa hasta un 20% (1,7 horas) de más tiempo de duración de batería, comparado a la generación anterior del procesador Intel Core. Si a esto se le suma un rendimiento gráfico de hasta un 40% más rápido que su versión anterior… estamos hablando de un verdadero centro de trabajo y entretenimiento portátil y que ya está en Chile, el país más austral del mundo.

De acuerdo a un estudio desarrollado por Intel durante el presente año, el 80% de los chilenos espera comprar al menos un dispositivo de este tipo en el próximo semestre, sobretodo por el hecho de cambiar un equipo de escritorio por uno móvil, ya sea este notebook, 2-en-1 o netbook.

Al respecto, Geogina Adobatto, Gerente de Retail de Intel Chile explicó que los procesadores de la marca estadounidense “sea cual sea su formato, entregan la potencia y comodidad necesaria para realizar cualquier tarea con facilidad. No importa si se trata de ver películas, jugar online, revisar noticias, trabajar o compartir contenido ‘on the go’”, aseguró.

En este sentido, hoy las tablets de última generación permiten disfrutar de un equipo digital sin limitar la cantidad de usos que podemos aprovechar de él, que se ve respaldado por su buena duración de batería. En este apartado aparecen equipos como el Acer Iconia A1, HP 7, Microlab K4.4 o la MTV, que al usarlos entregan una experiencia muy parecida a la de un computador de escritorio. 

Pero, también están los todo-en-uno o All-in-One, que ofrecen todas las ventajas de los computadores de escritorio pero ahorran espacio al no tener torres o unidades periféricas. En este segmento entra el HP Recline AIO 23Y y algunas mini- PC de Intel profundizan este concepto. Con una simple conexión de un monitor, teclado y mouse ya se tiene una verdadera estación de trabajo, con potencial posibilidad de traslado y un excelente estándar de rendimiento.

En resumen, sin importar el tipo de equipo computacional: de escritorio, notebook, netbook, tablet o smartphone, el aporte del microprocesador es innegable en la historia de la tecnología: gracias a su creación, ahora la comunicación puede alcanzar cualquier punto del globo en sólo segundos, acercando así a más negocios y personas alrededor del mundo. ¿Qué es lo que se viene?. Sólo el tiempo y la imaginación humana lo dirá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo