¿Cuantos años tiene Ricardo Lagos y por qué está preocupado de su edad?

Por Jaime Liencura
Consultado ante la posibilidad de iniciar una posible campaña presidencial para 2018, Ricardo Lagos dijo que primero “hay que mirar el carné de identidad”, haciendo clara referencia a su edad. Pero, ¿por qué es tan importante los años de un candidato a La Moneda?
 
Antes que todo, es importante señalar que las personas que vieran el carné de Ricardo Lagos, leerían un RUT que empieza con 3 millones, que es la cifra que corresponde a los chilenos nacidos a finales de la década de los treinta, como es su caso.
 
De hecho, el ex presidente nació el 2 de marzo de 1938, por lo que hoy tiene 76 años. No hace falta ser un genio para calcular que para 2018, época en que se inicia el próximo período presidencial, el economista tendrá 80.
 
Ante esto, es conveniente preguntarse, ¿por qué un candidato presidencial debe preocuparse por su edad?
 
“Hay una cuestión irracional asociada al vigor”, responde Alberto Mayol, cientista político de la Universidad de Chile. Y agrega que “es ua tendencia histórica, no solo de ahora, y se basa en la idea de buscar líderes que se encuentren sanos, en óptimas condiciones para trabajar. Es por eso que cuando los políticos se someten a operaciones o tratamientos médicos, los comunicados al respecto son muy tenues”, explica.
 
Y agrega que “más que consecuencias institucionales, las consecuencias son políticas. Es decir, en las campañas se utilizan distintos argumentos para criticar a un contrincante y la edad claramente puede ser una de ellas”.
 
Pero, ¿existe un límite de edad para ser presidente de Chile?
 
“La constitución fija un mínimo de edad para la figura del presidente pero no un máximo, porque se requiere cierta madurez para asumir el cargo”, dice Williams Eduardo Valenzuela, Director de la Escuela de Derecho de la Universidad Mayor.
 
¿Qué sucede si un presidente muere o queda inhabilitado para ejercer el cargo?
– “En general esta situación no es tan traumática como en otros países, donde el liderazgo se basa en la persona y no en el puesto. La institucionalidad no se resiente gravemente, porque hay protocolos para estos casos”, dice Mayol.
 
Y así lo confirma Williams Valenzuela. “La constitución distingue dos situaciones en estos casos: si la muerte o la inhabilitación se produce cuando han pasado más de dos años desde que se asumió el cargo o si quedan más de dos años para terminar el período. En el primero de los casos, el Congreso Pleno tiene la facultad de elegir un nuevo mandatario, pero en el segundo, se debe convocar a nuevas elecciones ciudadanas. De todas formas, quien asuma el puesto solo podrá hacerlo por el tiempo que resta de ese período”, asegura.
 
– ¿Y si el presidente de Chile se enferma, pero no fallece?
 
“En el caso de vacancia temporal, ya sea por enfermedad, licencia o porque el presidente se encuentra fuera del país, se produce subrogación. Ahí asume el puesto el ministro del Interior. Ahora, si él no puede asumir el cargo, lo siguen los demás ministros y si después de todo, ningún jefe de cartera tiene la capacidad de asumir el cargo, el presidente del Senado queda a cargo del país. Tras él se encuentra el presidente de la cámara de Diputados y luego, el presidente de la Corte Suprema”, aclara Valenzuela.
 
– ¿Quién es el encargado de dirimir si el presidente puede o no ejercer plenamente sus funciones?
 “En este caso es el Senado quien debe dirimir la inhabilidad del presidente, ya sea por un impedimento físico o mental”, explica Valenzuela y agrega que “siempre existen protocolos”.
 
Con ello confirma las palabras de Mayol, quien reitera que las consecuencias son más bien políticas. “Yo creo que lo más grave que tiene que ver con el tema de la edad radica en que la generación que hoy está activa en materia política de Chile es la misma de los años 70. Obviamente la edad resulta un tema para ellos porque así lo fue en esa época. Además, hace falta una renovación en los líderes políticos”, finaliza.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo