¿Peligran las clases de religión? Ateos piden que colegios públicos dejen de impartirlas

La fundación plantea que se debe modernizar la entrega de este contenido cambiando las actuales clases de “religión” por “historia de las religiones”, en un módulo especial dentro del ramo de historia.

Por Nathaly Lepe

Las clases de religión en los colegios públicos podrían estar a un paso de llegar a su fin ahora que la Fundación Sociedad Atea propuso  que se derogue el Decreto Supremo 924, firmado el 12 de Septiembre de 1983, y que hoy regula la instrucción religiosa en todos los colegios de Chile.

En dicho decreto se señala que “las clases de religión deberán ofrecerse en todos los establecimientos educacionales del país”.

“Esta derogación se puede realizar ahora, sin necesidad de cambiar la Constitución. Sólo se necesita la voluntad política de nuestras autoridades”, explica la entidad.

La idea de la fundación es modernizar la entrega de este contenido cambiando las actuales clases de “religión”, que realizan una catequesis de un credo en particular, por “historia de las religiones”, en un módulo especial dentro del ramo de historia.

De esta forma -dicen- se asegura que los niños y jóvenes puedan conocer no sólo la religión que sus colegios imparten sino que también toda la diversidad y el pluralismo de religiones que existen en Chile y en el mundo.

“Un Estado laico rescinde de la enseñanza religiosa a sus ciudadanos. Por lo mismo, el Estado debe implementar una política pública sobre una educación laica, pública, gratuita y de calidad. Una educación laica genera la apertura al diálogo, así como respeto por la diversidad y aceptación de opiniones distintas”.

Por ello se sumarán a la marcha de este domingo convocada por el Movimiento Asamblea Constituyente, para cambiar nuestra Constitución. “Este domingo 23 marchará para exigir al gobierno este mecanismo pluralista y representativo de todos los sectores de la sociedad”. 

“En una nueva Constitución la religión debe ser considerada como una opción personal válida, garantizada en el ámbito privado, en templos destinados a tales fines, o incluso en espacios públicos, mientras no coarten la libertad de otras personas con las que compartan ese sitio”, plantean.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo