Anticuarios del Barrio Italia dan salto a la modernidad e instalan wi-fi para sus clientes 

Los recursos entregados por Sercotec explica Arismendi  se destinaron además para una serie de remodelaciones al sector. La más relevante, la instalación de wi-fi en el sector

Por Nathaly Lepe

A partir de mañana las dos cuadras en las que se ubican los anticuarios del Barrio Italia, tendrán una nueva cara. Todo gracias al financiamiento entregado por Sercotec, con el que buscan dar una nueva vida al sector de la ex Estación Caupolicán.

El vicepresidente de la Asociación Gremial del Barrio Italia, Jorge Arismendi, relata que la idea de la re inauguración que realizarán cerca del medio día de este sábado, ponerse a la altura del sector y darle una mayor unidad a los anticuarios que forman parte del patrimonio cultural de la comuna de Providencia.

“El proyecto tiene varias aristas, varias cosas y todo esto lo estamos desarrollando, lo tenemos finiquitado y mañana hacemos la inauguración”, explica el anticuario, quien dice estar confiado que esto será un gran avance para el sector.

“El proyecto son varias cosas, hubo capacitaciones que se hicieron tanto para la parte directiva como para la asociación gremial en general. Hicimos varias capacitaciones de venta, de atención a público, de manejar las masas”.

Los recursos entregados por Sercotec explica Arismendi  se destinaron además para una serie de remodelaciones al sector. La más relevante, la instalación de wi-fi en el sector.

“Se instaló una zona wi fi en las dos cuadras donde están los comerciantes, en el área pública para que tengamos acceso los locatarios y el público que llegue al sector”.

Junto con ello se se mandaron a hacer bicicleteros, se implementados estaciones de reciclaje, se compraron basureros y otros implementos que sirven para la recolección del vidrio.

El dirigente cuenta que también se mandó a hacer ropa corporativa para todos para que anden más parejos y uniformados, cotonas y delantales para algunas mujeres.

Adicionalmente “se pintaron todas las fichadas, en todos los locales, de diferentes colores, se pintaron los postes que estaban rayados, cochinos y se pusieron carteles, letreros. Se mandaron a hacer unas escuadra de fierro forjado bien bonitas con unos letreros identificando a cada locatario con su nombre y su dirección, se mandaron a hacer unos tótem que van a ir en las dos esquinas con un mapa para que sea mejor la ubicación”.

Con esto, relata Arismendi, los anticuarios se reforzaron porque “nos habíamos quedado un poquito en los laureles nosotros, estábamos preocupados de trabajar cada uno independiente en su local y ahora quisimos algo más para conseguir beneficios para el entorno para poder mantener beneficios en la comuna”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo