Las increíbles confesiones de un ex muñeco bailarín de Doctor Simi

Por Jaime Liencura

El muñeco de la empresa de farmacias Doctor Simi se ha vuelto furor en la web. Cada cierto tiempo aparece un nuevo corpóreo bailando tan graciosamente, que se agradece que los testigos suban sus vídeos a internet, porque performance como esas tienen que verlas más personas en este mundo. 
 
Pero, ¿quién está detrás del disfraz del Doctor Simi? En Publimetro contactamos a un ex empleado de la cadena, que nos contó sabrosos detalles de ese particular trabajo que causa la alegría de cientos de peatones.
 
“¿Cómo llegaste a trabajar ahí?”, le preguntamos a este muchacho de iniciales O. A. S., que prefiere ocultar su identidad porque ya colgó la bata y porque no quiere matar la magia de revelar la identidad del muñeco. “Estaba desempleado y vi un aviso que decía ‘se necesita joven dinámico y con buena condición física’. Al menos era joven así que fui y dije que era dinámico y tenía buena condición física. Mentí pero quedé”, dice el joven.
 
Pero bailar no es lo único que deben hacer. Así lo cuenta el muchacho flaco, alto y que suele dormir la mayor parte del día porque odia el sol. “Se baila una hora en la mañana y una en la tarde. El resto del día se hacen labores normales de Junior como pagar cuentas, hacer compras, etcétera. Por eso recibes un sueldo mensual, cercano al mínimo”, explica. 
 
– ¿Y en los ratos muertos, qué hace el Doctor Simi bailarín?
– Se cuestiona y maldice las decisiones que lo llevaron a terminar bailando disfrazado de Doctor Simi. 
 
No hay capacitaciones
 
A pesar que bailar por una hora es un trabajo súper valorado por la cadena “no hay capacitaciones porque se asume que el postulante sabe bailar”, agrega el ex danzarín. “Yo mentí y dije que sabía moverme, pero no sabía: soy más tieso que una abuela con artritis. Tuve que aprender en el momento. Cuando uno se pone el traje, la misma música guía tus movimientos”, indica.
 
De hecho, explica que si bien tiene supervisores, estos solo se fijan si el muñeco se está moviendo o no. “No son tan estrictos al momento de definir la palabra ‘baile"”, reflexiona.
 
Los “Doctores Simis bailarines” también tienen ’eminencias’
 
En todo Latinoamérica, las “Farmacias Similares” o “Doctor Simi”, como se llama en Chile, tiene la misma fórmula: un empleado que debe bailar para quitarle los dolores de cabeza a los clientes con algo más que una pastilla.
 
En ese sentido, este ex trabajador cuenta que hay empleados internacionales que viajan por todo el continente entregando su conocimiento con el baile. “Una vez vino un bailarín de México, el mejor Doctor Simi bailarín de allá; una eminencia en su país. Ahí nos hicieron bailar al mismo tiempo. Para no desteñir al lado de esa leyenda del meneo, me dieron solo una instrucción: ‘copia todo lo que él haga’. Resultó”.
 
Jamás deben perder la cabeza, literalmente
 
Una parte importante de este show es el traje. Porque al ser un muñeco gordo da la impresión que podría ser incómodo bailar con este puesto. “No, no es incómodo ni me molestaba que me grabaran. Pero hay cosas que me daban lata, como ajustarme unos cinturones que estaban atados a la cabeza del muñeco. Una vez pasó una turba de estudiantes y me empezaron a pegar, sacándome la parte de arriba, dejando mi rostro expuesto a las crueles burlas que solo un niño de tercero medio puede hacer”, recuerda con melancolía.
 
– ¿Y por qué renunciaste?
– Ya era tiempo de dejar de bailar 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo