¿Qué es el "Síndrome Alexis Sánchez"?

Por Jaime Liencura

Alexis Sánchez brilla como una moneda nueva en el Arsenal. Y los hinchas de ese equipo inglés incluso ya inventaron canciones en donde quepa el apellido del chileno, para destacar su pasión y garra. A tanto ha llegado su éxito, que no son pocos quienes dicen que se ha convertido un pez grande en una pecera pequeña. Pero hay que tener mucho cuidado, pues esto podría llegar a afectarle sociológicamente. ¿Cómo? Conoce aquí el “Síndrome Alexis Sánchez“. 

En términos estrictos, este “síndrome” no existe, pero hacemos referencia a él cuando las personas sienten que trabajan más que el equipo, mientras que los demás no dan el ancho al esfuerzo puesto por esa persona; ya sea un estudiante o un trabajador. 
 
No son pocos quienes, haciendo un trabajo universitario en grupo, sienten que trabajan más que el resto y al final, todos terminan llevándose la misma nota. 
 
¿Cómo podría afectar sociológicamente a las personas?

“Cuando hay una comparación desmedida”, responde Nadin Montero, sicóloga docente de la Universidad Mayor. Y con ello se refiere lo que sucede cuando los demás comienzan a decir que “Juanito trabaja mejor que el resto”.
 
“Estas situaciones son incómodas, porque resultan similar a cuando se comparan a los hermanos, diciendo ‘aprende de Juanito que lo está haciendo mejor que tú’. Son incómodas porque no son ‘halagos limpios’ y la persona halagada no pide que la coloquen en esa situación”, indica.
 
De hecho, según la académica, tales acciones son muy dañinas, llegando incluso a fragmentar la unidad de un colectivo. “Comentarios como esos podrían acentuar la sensación de desconfianza entre el grupo y eso podría tornarse crítico si es que es reiterado y si lo dicen personas significativas, como un jefe o un profesor”.
 
¿Cómo poder evitar el “Síndrome Alexis Sánchez”?
 
Para evitar que esto suceda, el primer paso es conseguir que el líder del equipo converse con sus compañeros, indicándoles cuáles son sus fortalezas y cuáles son sus debilidades. De esta manera, aquel que se siente ‘el más trabajador’ potenciará al resto, consiguiendo mejores resultados para todos.
 
“Todos tenemos una cajita de talentos y eso se pueden activar y potenciar si es que alguien las identifica. Por ejemplo, uno puede ser rápido para correr y el otro para esquivar rivales. Y a veces el que mete el gol no es el único que se esfuerza. Generalmente en dinámicas de equipos, como el trabajo o la universidad, necesitas de otros para poder conseguir metas. Es ahí cuando las personas deben desarrollar aquello en lo que son realmente buenos o talentosos”, aconseja la especialista.
 
“Cuando esto sucede podemos crear un círculo virtuoso, que tiene características similares a un círculo vicioso, pero con virtudes. Porque en este tipo de círculos, una cosa buena genera otra cosa buena y esa, produce otra cosa buena e incluso mejor. Y eso es lo que consiguen aquellos que, en cualquier ámbito, son los que más se esfuerzan”, indica.
 
“De hecho, si hablamos de un partido de fútbol, el mejor jugador, el que hizo el gol no trabajó únicamente los 90 minutos que duró el encuentro, sino que se privó de algunas cosas, entrenó más que el resto, evitó salir a fiestas: en definitiva, trabajó con anticipación y eso es lo que hay hacer si se quiere ser realmente bueno, en cualquier materia”, sentencia Nadin Montero.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo