Impactante: Más de un 70% de los discapacitados dice estar cansado de la vida 

Un 55% de los encuestados por el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS)  de la Universidad San Sebastián, reconoce que tiene problemas para subirse al bus o superar los obstáculos de las veredas, un 64% subir o bajar escaleras y un 30% para identificar calles o señales.  

Por Nathaly Lepe

La discapacidad en Chile es un tema del que todos conocen, principalmente por la labor que realiza en el país la Teletón. Sin embargo, el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS)  de la Universidad San Sebastián decidió indagar con mayor profundidad y analizar que pasa con la discapacidad en la edad adulta.

De esta manera, la institución elaboró una encuesta en la que decidió abordar los problemas de las personas mayores de 35 años para desenvolverse diariamente.

Los datos, fueron analizados por el director del Instituto del IPSUSS, doctor Jaime Mañalich, quien aseguró que la muestra arrojó resultados que resultaron sorprendentes.

“Los resultados de la encuesta fueron bien sorpresivos. Decidimos hacerla en el marco de que se acerca la Teletón y efectivamente la Teletón con los niños discapacitados es realmente un fenómeno que es alabado en toda América latina y Chile en eso tiene una delantera ganada por tantos años de trabajo y los milagros que logran ahí son tremendos”.

“Pero hay un área oscura, oculta y es el tema de la discapacidad en adultos”, dijo.

Entre los principales resultados obtenidos por el Instituto de Políticas públicas en Salud, un 15% de las personas mayores de 35 años, señala que tiene dificultades para realizar actividades de su vida cotidiana como bañarse, comer o vestirse solas.

El director de la entidad explica que este resultado, puede parecer no tan significativo, pero da cuenta de que “tenemos la concepción que la discapacidad es algo con lo que se nace, tenemos menos conciencia de los niveles de discapacidad que se van agregando progresivamente a lo largo de la vida de las personas”.

Mañalich agrega que el problema detectado con la encuesta es que las personas entre 35 y 65 años que dicen tener una  discapacidad física, el 17% no tiene ninguna ayuda para realizar tareas como vestirse, bañarse, cortar la carne a la hora de comer lo que quiere decir que esas tareas tan simples ”no pueden hacerlas y eso es lo más tristes de esta situación y es que estas personas empiezan a quedarse aisladas a no hacer las actividades normales de la vida diaria”.

¿Por qué analizar este segmento?

Mañalich explica que se decidieron por analizar a este grupo de la población, porque los otros dos extremos están bien estudiados y cubiertos.

“Estamos hablando de personas que tienen entre 35 y 65 años que están completamente lúcidos, no tienen un problema mental y de nuevo nos dice que el 36% de sus problemas se deben a una enfermedad crónica, un accidente vascular”.

El directos del IPSUSS plantea que lo que más llamó su atención de los resultados fue que un 11% de las personas discapacitadas en este rango etareo tienen como causa un accidente.

“Uno siempre se enfoca en los accidentes en cuantas personas mueren el fin de semana del 18 de septiembre, y sabemos que en el año mueren unas dos mil personas por un accidente de tránsito, pero los mismos accidentes de tránsito producen 50 mil secuelados y eso explica porqué el haber vivido un accidente representa en una posibilidad tan alta de transformarse en un discapacitado”.

Estos datos son relevantes considerando el envejecimiento de la población y la creciente proporción de chilenos afectados por una o más enfermedades crónicas. En cuanto a accidentes, se pone siempre énfasis en la mortalidad, que alcanza a casi 2.000 persona por año; pero no a las secuelas que producen estos mismos accidentes en quienes sobreviven, que suman 50.000 nuevos afectados cada año y explica la altísima cifra de 11% que declaran discapacidad por esta causa.
 
Discapacitados se sienten víctimas de ‘bullying’

Mañalich plantea además que las personas que tienen alguna discapacidad  dicen sufrir actitudes de terceros que afectan a su dignidad por terceros. “un 32% de la personas reconocieron que si cojea, que si no camina rápido, o que no puede ver se siente discriminada y lo que es peor es que cuando vamos a los menores de 35 años todavía no es tan relevante”.

“Pero los mayores de 35 años sienten que al tener una mayor pérdida de autonomía, son discriminados incluso, un 78% se reconoce cansado de la vida y ahí uno empieza a entender porque es tan frecuente el suicidio, que es un problema endémico en Chile”.

Por o mismo, Mañalich plantea que los resultados de la muestra dan cuenta de la necesidad de que se ejecuten políticas públicas que ayuden a solucionar el problema de estas personas que hasta ahora están invisibilizadas.

“Un 55% dice que no puede subirse a la locomoción colectiva, o sea, no sale de la casa, y el 30% dice que no puede identificar calles cruces o señales, o sea tiene mucho temor a andar y no sabe donde tiene que ir porque no puede ver las señales porque tiene temor a no superar los obstáculos en las veredas”.

Lo que se debe hacer, explica el director del IPSUSS es “mirar la ciudad, porque nosotros en la practica vivimos todos en ciudad, entonces hay que mirarla de otra forma, diseñar la ciudad y el transporte público, porque sino, todos estos son compatriotas que al final de cuentas queda excluidos de la vida normal, no pueden trabajar, no se relacionan socialmente con otros, viven en aislamiento, se deprimen y aquí se nos está abriendo un frente de una necesidad de una política pública que no habíamos visto”.

Cabe mencionar que la encuesta se aplicó a población general mayor de 14 años, de dos regiones del país: Metropolitana y Biobío, y abarcó una muestra de 777 personas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo