Boletos de micro: Las olvidadas víctimas del Transantiago 

Por Nathaly Lepe

En Chile desde el 1900 se entregaban boletos en el transporte colectivo, los llamados carros de Sangre entregaban un papel para comprobar el pago del pasaje.

Hasta 1975 los boletos eran impresos por la casa de moneda, y eran diseñados 5 veces más grandes del tamaño final, por eso podían albergar gran cantidad de detalles.

Cuando las empresas tomaron el lugar de la casa de moneda, intentaron siempre diferenciarse entre sí mediante la gráfica de los boleto.

Tanto es el amor que algunos profesan por estos papelitos que grupos de coleccionistas se asocian para intercambiar sus boletos y continúan buscando joyitas, porque como dicen el mejor boleto es el que se recoge.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo