Consejos para reconocer y manejar el temido estrés de fin de año

Especialisas advierten que hay que diferenciar el cansancio natural que se siente por estas fechas de cuándo éste empieza a transformarse en algo más grave. 

Por Nathaly Lepe

Comenzó diciembre y empezamos cada vez más a sentir el peso del año sobre los hombros. La cercanía con las vacaciones, las celebraciones de fin de año, los regalos de los niños, y muchos otros factores hacen más estresantes las últimas horas del 2014.

Pero cómo reconocer que el cansancio natural que se siente por estas fechas empiezan a transformarse en algo más grave. La sicóloga de la Clínica Bicentenario, Solange Miller, entrega una serie de pistas para reconocer si se está atravesando por un cuadro de estrés.

“Muchas veces se sobre utiliza el término ‘estrés’. Por eso, es necesario saber cuáles son realmente los síntomas de este cuadro”, dice la especialista.

Miller enumera varios aspectos a considerar:

Problemas para conciliar el sueño o despertares nocturnos

Falta de apetito o exceso de hambre

Constante ansiedad y angustia

Cambios de ánimo repentinos e irritabilidad

Dolores físicos

Poco interés y el escaso deseo de hacer actividades

Por su parte, el oftalmólogo de Puerta del Sol, Eduardo Gómez, plantea que también hay que preocuparse  de problemas asociados a la visión. En este sentido, el profesional explica que hay que tener ojo si se ven manchas y sombras a su alrededor, el espejo o la pantalla del computador se mueven  o si el campo visual a lo largo de día disminuye.

“Los síntomas frente a los que hay que preocuparse son temblor de parpado, ojo rojo y, en los peores casos, pérdida de la visión”.

Sin embargo, Gómez explica que cuando se presenta una determinada lesiones en el ojo por causa de los efectos del estrés, las secuelas tienden a ser temporales y se presentan por un periodo de tiempo breve.

Tips para hacerle frente al estrés

Si al leer la nota fue haciendo check a varios de los síntomas entonces es importante que considere las recomendaciones que realizan los especialistas. La sicóloga y académica de la Facultad de Sicología de la Universidad San Sebastián, Maite Lecumberri, advierte que lo primero que hay que saber es que “efectivamente no es fácil desconectarse de todo lo que viene asociado con el fin de año”.

No obstante, precisa que lo primero es tomar distancia de los problemas y “darse tiempo para uno”.

“Hay que darse espacios para  entre las miles de cosas que se tienen que hacer, por ejemplo en vez de andar corriendo a comprar regalos a la peor hora, reprogramarse y acudir a los comercios cuando no esté tan colapsado”

“una buena idea también es  tratar de entre medio del ajetreo de encontrar regalos parar para tomar un café o un jugo”.

Lecumberri plantea que una buena alternativa es también “focalizarse en cosas que hagan relajarse, trabajar la meditación y la respiración que son elementos positivos para bajar el estrés”.

Por otra parte, recomienda tener cuidado con la constante conexión que permiten los smartphones, sin embargo, dice que no es necesario apagarlos y meterlos en un cajón.

“Hay que silenciarlo y solamente contestar llamadas urgentes, no estar pendientes todo el tiempo del mail. En ese sentido desconectarte pero no decir apago el teléfono y lo tiro por la ventena porque también quedas tan desconectado que puede ser peor la ansiedad que te genere”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo