Entregan resultados de consulta ciudadana para modificar Ley de Tránsito a favor de las bicicletas

En la consulta organizada por el Ministerio de Transportes, que estuvo on line desde el 6 al 26 de octubre, votaron 1.374 participantes y se esgrimieron medidas para mejorar las condiciones viales a favor de los ciclistas que complementarán una propuesta que se presentará al Ejecutivo.

Por Daniel Inostroza

En Santiago hay cerca de 16.000 kilómetros de calle. De esa cantidad, aproximadamente son 230 kilómetros para el uso de vías para el transporte público y una cifra similar para el uso de la bicicleta, quedando más de 15.000 kilómetros de calle para vehículos particulares. Estas reveladoras cifras hablan de una necesidad urgente de democratizar el espacio público. 

En este contexto, el subsecretario de Transportes, Cristián Bowen, presentó hoy los resultados de la Consulta Ciudadana realizada el pasado mes de octubre, con el fin de refinar el anteproyecto que busca modificar la Ley de Tránsito en favor de los ciclistas.

Al respecto, en diálogo con Publimetro, Bowen ha señalado que se requiere mayor eficiencia y mayor democratización del espacio público. “Hace falta favorecer las caminatas, el uso de la bicicleta y el uso de modos más eficientes como los buses, entonces tenemos que considerar eso en la política pública y tomar acciones más decididas”, declaró el subsecretario.

La consulta, que estuvo online en la web del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones desde el 6 al 26 de octubre, obtuvo 1.374 comentarios, entre personas naturales, organizaciones, usuarios del transporte público, ciclistas, peatones y usuarios de vehículos motorizados.
 
De hecho, de acuerdo a los resultados de la encuesta, casi el 30% de los 1.374 comentarios corresponden a usuarios de bicicleta. Gonzalo García, director del colectivo ciudadano Muévete Santiago, evalúa de manera positiva la iniciativa en dos aspectos fundamentales, aunque también plantea sus reparos. ” Es muy positiva la definición de un estándar para la construcción de ciclovías a nivel nacional, lo otro positivo es que esta consulta da el pie para que se discutan las reducciones de los límites máximos de velocidad”, señala García. Al respecto, Cristián Bowen nos comenta que “el 80 por ciento de personas que participó de esta consulta dice que hay que reducir la velocidad máxima de tránsito en zonas urbanas”.

Ahora bien, hay aspectos que no se consideraron u otros que si se consideraron pero no dejan conforme al director del colectivo Muévete Santiago. En ese sentido señala que “lo que no nos gusta es la ambigüedad de que un ciclista utilice la vereda. Creemos que todos somos peatones y es él el que debe ser resguardado y ojalá que todas las medidas de nueva movilidad apunten a la seguridad del peatón. Lo que planteamos es que menores de trece años acompañados de un adulto, adultos mayores de 65 años y personas con capacidades distintas puedan desplazarse por las veredas, pero sólo ellos”.

Si bien el objetivo de la Consulta Ciudadana fue obtener comentarios sobre el anteproyecto de modificación de la Ley de Tránsito, los participantes comentaron sobre otros temas relacionados, tales como la disposición de biciestacionamientos, el diseño de ciclovías o la necesidad de mejorar la cultura y educación vial en el país.

Una voz experimentada para referirse a este tema es el arquitecto catalán Luis Alonso, experto en desarrollo urbano y testigo de la positiva transformación que vivió Barcelona en las últimas décadas, llegando a convertirse en un modelo mundial en el área de transportes y democratización del espacio público. Alonso señala en plática con Publimetro que “hay que proteger el uso de la bicicleta, porque aún hay mucha violencia de parte del automovilista. Lo importante es quitarle espacio a los autos para entregárselo a los ciclistas y peatones”.

El experto español tiene una visión europea de pensar la ciudad, ha vivido el progreso de Barcelona en los últimos 25 años y piensa que en Chile están las condiciones para comenzar estos cambios. Sin embargo, señala que “para ello hace falta mucha voluntad política, porque intuitivamente la gente estará en contra de la medida”, agregando que “es cosa de tiempo, porque por mucha crítica que haya en un principio, la gente comenzará a asimilar esta transformación social y valorará que el resultado a corto y mediano plazo será, inevitablemente, positivo”.

Respecto de los plazos para que estas modificaciones comiencen a materializarse, el subsecretario cree que “durante este mes o el próximo podemos presentarle una propuesta definitiva al Ejecutivo para que despache un proyecto de ley y comience su discusión en el Congreso en enero”.

Áreas temáticas

La circulación por la vereda, circulación por la calzada y el uso del casco son los temas más comentados por los participantes, sumando un 43% del total de las respuestas.
 
Respecto a la circulación por la vereda, la mayoría de los participantes en la Consulta están en desacuerdo con permitir el uso de ese espacio para tránsito de bicicletas. De todas maneras, quienes están a favor del uso de la vereda como espacio para bicicletas, reconocen la necesidad de regular la velocidad y generar mecanismos para entregar la preferencia al peatón.
 
El segundo tema en importancia es el uso del casco, que concentra el 11% de los comentarios. Dentro de este ámbito, los participantes de la Consulta proponen que no sea obligatorio en adultos pero sí en niños menores de edad, que no sea obligatorio cuando se circule por una ciclovía.
 
Quienes se muestran en contra del uso obligatorio del casco argumentan su baja efectividad frente a accidentes de alto impacto, su efecto inhibidor de viajes y al hecho de que actualmente no están sujetos ningún tipo de regulación, aspecto este último que sí es considerado en la propuesta de anteproyecto.
 
Finalmente, la circulación por la calzada es el tercer tema en importancia, y concentra el 10% de las respuestas. Las opiniones respecto a este tema se refieren principalmente a dos aspectos: delimitación de circular por la mitad derecha de la pista derecha como condición general; y la utilización de la pista izquierda como excepción frente a la presencia de pistas sólo bus o vías exclusivas.
 
Cabe señalar además que un 20% de las opiniones hacen referencia a la necesidad de “marcar” en la calzada el espacio de circulación de las bicicletas, cuando no haya ciclovía como una forma de evitar malas interpretaciones, lo que es equivalente a la generación de ciclobandas.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo