A un día de la inauguración de la Plaza de Armas: ciudadanos dicen que quedó "igual que antes"

Por Jaime Liencura

Vox Populi

 
– Eddie Wilcok y John Pattirsen, turistas de Holanda:
“Nosotros conocíamos esta plaza desde el año pasado. Y para tenerla casi 12 meses en restauración, siento que no se consiguió ningún cambio. Definitivamente, no la recomendaría. Thank you very much”
 
– Javiera Mania, santiaguina
“Es lo mismo que antes. ¿Y que no se pueda alimentar a las palomas? ¡Por favor! ¿Vamos a tener que ponerle pañales?”, se cuestiona Javiera Mania 
 
– Leonardo Mania, hermano de Javiera
“Yo pienso que le quitaron espacio al peatón y nada más. Lo demás está tal cual y me parece tonto que no se pueda alimentar a las palomas”
 
– Daniel Jara, el mimo que sacó la voz
“A mí la Municipalidad no me deja trabajar. Yo estoy molesto porque aquí hay prostitutas, narcos y uno de los pocos personajes que le dan vida a esta plaza, es el mimo. Entonces, ¿por qué me prohiben trabajar a mi? Yo creo que es injusto”. Después de eso nos pidió una firma y se fue haciendo como si estuviera limpiando vidrios. 
 
– Turistas españoles
–  “¡Ostia, que falta césped! En España, las plazas tienen áreas verdes que son precisamente eso, áreas verdes”, declaró Santiago Atienza, extranjero ibérico de paso por el lugar. “Es bonita, pero tiene mucho concreto, tío”, indicó su pareja y compatriota, Leticia Sanz.

Once meses y un día estuvo condenada la Plaza de Armas de Santiago a quedar privada de la visita de ciudadanos. Fueron días difíciles, pero ya quedó en libertad. Porque el jueves en la noche se inauguró una renovada plaza principal de la ciudad, justo en el punto donde se encuentra el kilómetro cero de la capital.

Cinco aristas principales fueron las que destacan de este nuevo cambio: Wi-Fi gratuito, mayor iluminación nocturna, diez cámaras de seguridad de alta tecnología, guardaparques y 40% de áreas verdes adicionales.
 
Sin embargo, la inversión de $1.663 millones no dejó contento a todos. No son pocos quienes piensan que casi el año que permaneció cerrada no demuestra resultados positivos. Así al menos lo hace ver Miguel Ángel Schufeleger, artista plástico que realiza pinturas en una de las calles recién habilitadas de la plaza. 
 
“Yo no le veo mucho cambio al asunto. Leí que las áreas verdes se habían ampliado en un 40% y pienso que tendría que haber sido una ampliación en espacio y no sembrar plantas en el mismo sector que había antes. Para mí, quedó igual a como estaba”, dijo a Publimetro.
 
De hecho, dice que hay beneficios que no podrá usar como por ejemplo, la iluminación nocturna. “¿De qué me sirve tener una iluminación tipo estadio? Yo trabajo de día y no la voy a aprovechar”, indicó el artista, que al menos ahora tiene un techo bajo el cual trabajar, pues se instalaron techos de toldos tanto para ellos como para los ajedrecistas de calle Estado.
 
Palomas en pie de guerra
 
Pese a ser el centro de una de las ciudades más importantes de Chile, en la nueva Plaza de Armas se veían pocas palomas en comparación a las que había en 2012. Y el plan de la alcaldesa Carolina Tohá es seguir con esa situación. De hecho, declaró a 24 Horas que “se va a hacer un trabajo educativo con los guardaparques para que las personas no entreguen alimento adicional. Ellas no necesitan otro alimento (aparte de las semillas que botan los árboles en el lugar)”.
 
La idea de la edil es controlar esta población para evitar que se conviertan “en una plaga”, según sus palabras. Sin embargo, se aclara que esta no es una obligación ni una prohibición, es solo una recomendación. Por lo mismo, los jubilados tendrán que buscar otra actividad con la que entretenerse.
 
Wi-Fi como las Wi-Fi
 
Otra de las novedades es la señal de Wi-Fi gratuito que se podrá capturar desde el lugar. “Está un poco lento”, dijo Margarita Otárola, sin despegarse de su smartphone. “Pero igual funciona”, agregó y puso cara de emoticón.
 
Seguridad en dos turnos
 
Pablo Ilnao es uno de los guardiaparques que ahora tiene la Plaza de Armas. “Somos dos personas por turno”, dijo y aclaró que hay dos turnos: el de las 07:0 a 15:00 y el de las 15:00 a las 23:00. Con un scooter bajo sus pies aclaró que “nuestra función es velar por la seguridad, además de contarle un poco de la historia a la gente y también orientarlas”. Esta última tarea es la que agradecerán los suplementeros que se ubican fuera del perímetro del renovado kilómetro cero.
 
Lo más probable es que en vísperas de Navidad varios sean los santiaguinos que lleguen hasta ese lugar a ver el típico árbol que se instala para la fecha. Con ello, más luces iluminarán la plaza, pues las intermitentes de ese pino darán un color especial y, lo más probable, es que ningún adornos con forma de paloma cuelgue por ahí.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo