¿Es buena idea regalarle una muñeca a un niño para Navidad?

La reacción de los adultos es de asombro y contra la voluntad de sus retoños piensan en lo raro que sería que los pequeños estén pensando en los juguetes que no les corresponden.

Por Nathaly Lepe

Cada vez falta menos para Navidad y muchos niños ya enviaron sus cartas al Viejito Pascuero y muchos papás se están preguntando por qué su niñita pidió este año un set de herramientas o su niñito decidió que no quería una pelota, sino más bien una muñeca.

En ambos casos, la reacción de los adultos es de asombro y contra la voluntad de sus retoños piensan en lo raro que sería que los pequeños estén pensando en los juguetes que no les corresponden.

Sin embargo, ese fue el eje central utilizado por una juguetería española para su catálogo de navidad. Una revista ‘no sexista’ donde los niños empujan coches con bebés o juegan con casas de muñecas y las pequeñas dirigen grúas y piensas en autitos.

Para la directora de la Escuela de Publicidad de la Universidad Mayor, Maricarmen Esztévez, la campaña de Toy Planet es solamente el reflejo de cómo es actualmente la, sociedad, donde cada vez más los tradicionales roles de los hombres y mujeres no están tan delimitados.

“Le están sacando partido a algo que siempre ha existido, las niñitas siempre han querido jugar con autitos y los niñitos han querido jugar con muñecas, es parte dé, lo que pasa es que antes no era bien visto o no ocurría”.

“Estamos viviendo un momento en donde los roles se están intercambiando, en donde hay licencias de fuero paternal o hay enfermeros, entonces si yo no me agarro de este cambio social y lo asocio con mi marca estoy perdiendo una gran oportunidad”, agrega.

Pero la profesional va más allá y reconoce que si bien en nuestro país los adultos pueden ser muy reticentes a pensar en la posibilidad de comprar una muñeca a un niño, las nuevas generaciones de padres están más abiertos a dejar a un lado el sexismo.
 
“Hay que pensar que el rol masculino y femenino ha evolucionado. Este tipo de campañas son positivas porque en el fondo ayuda a un proceso de desarrollo oscila en los niños y niñas mucho más actualizado, en lo que hoy es la sociedad y en lo que son las personas”, sostiene la publicista.

¿Por qué a una niñita hay que regalarle muñecas?  

Una idea similar es la que plantea la profesora de Educación Básica de la Universidad San Sebastián, Nancy Tello, quien recuerda que los juguetes y el juego en sí mismo no tiene sexualidad.

“Tienen valoración del rol sexual, o sea, elijo que esto me gusta porque mi mamá cocina o esto me gusta porque mi papá es súper héroe, tiene que ver con la valoración de la imagen de un referente”.

“Pero si una niñita cuya valoración tiene un referente masculino, eso va a buscar porque eso es lo que valora. Es decir, si yo le compro a la niñita muñecas y le gustan las cosas de niños, no voy a generar un instinto de maternidad, eso no es cierto”, acota.

La pedagoga acota que los padres a la hora de definir que juguete regalarles a sus niños más que el color o el rol que cumple deben considerar de qué forma aportan al desarrollo de sus hijos.

“Hasta el año y medio los juguetes tienen que ver con actividades que   estimulen las actividades cognitivas básicas. Después,  a los 2 o 3 años el juguete va en pos del desarrollo del lenguaje y la motricidad”.

“Entre los 3 a 4 años los juguetes son por imitación, entonces ya ahí los niñitos quieren jugar al súper héroe y las niñitas quieren imitar a la mamá y ahí aparecen el tema de los roles”, precisa.

No obstante, Tello apunta a que más que privar de un juguete a los niños porque no va en la línea que el adulto considera apropiado se debe tener en cuenta si aporta al desarrollo físico y al desarrollo intelectual y si es lo que el pequeño en realidad quiere.

“¿Por qué a una niñita hay que regalarles muñecas? Si un niño quiere comprarse una muñeca es porque tiene ganas de conocer, si le compras la muñeca el niño va a jugar dos o tres veces con la muñeca pero no tiene nada que ver con que tenga una opción sexual distinta, sino que tiene que ver con que quiere conocer las muñecas, pero no puede jugar con las de las amigas porque los roles están demasiados definidos en esta sociedad”, concluye.  

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo