Alertan por aumento de chilenos con el cuerpo del "Viejito Pascuero" 

Un tema de preocupación para el Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile que ve reflejada esta caricatura en los hombres chilenos, a quienes hace un llamado al autocuidado y también a que el Estado garantice un mínimo  de atención nutricional para revertir esta tendencia.

Por Nathaly Lepe

Cada 24 de diciembre, los niños esperan con ansias los regalos de Navidad y muchos emocionados miran al cielo esperando ver pasar al Viejito Pascuero. Pero el retrato de este anciano bonachón que todos tenemos en la memoria no es la más saludable: es un hombre de barriga prominente, de caminar lento y que se moviliza en un trineo.

Estas características no están lejos de la imagen del hombre chileno, muchos de los cuales calzan perfecto en Navidad en el traje de Papá Noel. De acuerdo a datos entregados por el Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, el perfil nutricional promedio del hombre en Chile es de 1.74 cm, 84 kilos y 27,7 de Índice de Masa Corporal (IMC), lo que indica sobrepeso.

“Existe un segmento de chilenos que tiene las prácticas de este personaje navideño, pasado de peso y más bien sedentario. Todos quienes tengan una cintura que mida más de 102 cm presenta un alto riesgo cardiovascular, mayor probabilidad de infarto, diabetes, hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados”, explica Samuel Durán, Presidente del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile.

En general, a partir de los 25 años aproximadamente los hombres comienzan a aumentar de peso, cuando ingresan al mundo laboral y disminuyen la actividad física. A esto se suma el incremento en el consumo de alimentos calóricos, grasas saturadas, sal, alcohol y azúcar. Asimismo, duerme menos de las horas recomendadas.

¿Cómo evitar la silueta de Viejito Pascuero?

“Es importante que el hombre se preocupe por su salud siempre. Muchas veces la alerta comienza cuando se le diagnóstica diabetes o hipertensión, pero lo fundamental es que pueda prevenir con alimentación saludable y ejercicio regular”, afirma Durán.

Pero la culpa no solo la tienen las personas. A juicio del representante del gremio, hay responsabilidades compartidas ya que tampoco los sistemas de salud ayudan, dado que no existen programas de prevención de salud para hombres. “Ellos no pueden acceder a nutricionistas en los consultorios de forma preventiva a menos que presenten una patología diabetes o hipertensión; el bono Fonasa no los cubre y en la salud privada muchas de las consultas nutricionales no son reembolsadas por la isapre y no existen consultas preventivas para un hombre sano”.

Por ello, asegura que es de primera necesidad generar una política de salud que se preocupe de la población sana, con medidas tales como contar con nutricionistas en colegios o empresas que puedan generar ambientes saludables.

“Para esta Navidad, como regalo le pediría a la Presidente Michelle Bachelet y a la Ministra de Salud, Helia Molina, que exista una garantía que permita incorporar a los chilenos a un sistema más justo y equitativo, no discriminar por sexo ya que todos los chilenos y chilenas tienen el mismo derecho a una salud de calidad. Queremos que se facilite el acceso del profesional nutricionista para toda la población y así ayudar de pasada al viejo pascuero chileno a mantener una buena salud”, concluye Durán.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo