Banco Central rebaja proyecciones de crecimiento para 2014 y 2015 e inflación estará alta por algunos meses

Por

 

Nuevas proyecciones a la baja en el crecimiento hizo el Consejo del Banco Central (BC). Así lo informó el presidente de esta entidad, Rodrigo Vergara ante la comisión de Hacienda del Senado, este lunes.

 

En su Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre, rebajó su estimación de crecimiento a 1,7% para la economía chilena en el año 2014 (desde el rango 1,75 a 2% de septiembre) y de entre 2,5 y 3,5% para el 2015 (3 a 4% en septiembre).

 

Además, Vergara indicó que la inflación cerrará el año algo por debajo de 5%, para ubicarse en torno a la meta de 3% a mediados del próximo año. 

 

Aunque se mantendrá sobre el 4% por algunos meses, “la combinación de altas bases de comparación del 2014, la evolución del precio de los combustibles y la acumulación de holguras de capacidad en la economía provocarán un descenso hacia 3% en el curso del 2015. Luego, oscilará en torno a 3% hasta el último trimestre del 2016″, dice el documento.

El Informe fue presentado en conjunto con el Informe de Estabilidad Financiera (IEF), donde Rodrigo Vergara estuvo acompañado por el Vicepresidente del organismo, Enrique Marshall; los Consejeros Sebastián Claro, Joaquín Vial y Pablo García; el Gerente de la División Estudios, Alberto Naudon y el Gerente de la División Política Financiera, Claudio Raddatz.

El presidente del BC dijo que en el informe se detalla que la rebaja en la cifra de crecimiento para este año, “es reflejo de la debilidad del tercer trimestre y de su prolongación hacia el último cuarto del año, así como de expectativas de consumidores y empresas que, hasta ahora, no muestran la mejoría que se esperaba hace unos meses”.

En tanto, la mayor expansión esperada para el próximo año “se sustenta en que la economía ha hecho un ajuste rápido e importante durante el año en curso, como lo refleja la evolución de la cuenta corriente, las tasas de interés y el tipo de cambio real”.

Otro dato que resalta en el informe es que las condiciones externas previstas para 2015, aunque menos auspiciosas que lo esperado en septiembre, son algo mejores que las del 2014.

Por otro lado, el informe explica que el crecimiento del consumo privado fue bajo y la inversión siguió cayendo en términos anuales, donde resaltan “el marcado deterioro del consumo de bienes durables y de la inversión en maquinaria y equipos”

 

Respecto del desempleo, el IPoM dice que continúa en torno a 6,5%, pero agrega que la creación de empleo asalariado ha permanecido baja y que las encuestas dan cuenta de una mayor incertidumbre respecto de la evolución del mercado laboral.

 

En cuanto al panorama externo, el BC estimó una actividad algo menos dinámica que lo previsto en septiembre, pero que sigue apuntando a expansiones para el 2015 y 2016 que serán superiores a los de este año, pero que se compensa, al menos parcialmente, por el mayor impulso que dará la caída del precio del petróleo.

 

El escenario base del IPoM considera que el precio del cobre promediará US$2,95 en 2015 y US$2,85 en 2016. Mientras que el valor del crudo, “sus perspectivas descendieron de manera relevante, principalmente por factores de oferta, que han dado paso a un balance superavitario en el mercado del crudo”.

 

 

Posibles riesgos

En el plano externo, el informe del Banco Central menciona la velocidad en que la Reserva Federal de Estados Unidos comenzará a aumentar su tasa de referencia, una mayor volatilidad de los mercados financieros, el desempeño de la economía china y una probable desaceleración en la Eurozona.

Por el lado positivo se destaca la posibilidad de que la caída del precio del petróleo tenga un efecto superior a lo esperado sobre la actividad interna.

En el plano local, el IPoM menciona entre los riesgos el desempeño de la actividad, pero en especial la dinámica de la demanda interna, además de que la confianza de las empresas y de los consumidores no muestre una mejoría gradual. 

También destaca el Informe que no puede descartarse que el tamaño actual de las holguras de capacidad —variable no observable y con una medición sujeta a mucha incertidumbre— sea menor que lo estimado y, por lo tanto, contribuya menos que lo previsto a la desaceleración de la inflación. En ese sentido, agrega, el bajo desempleo y el alto crecimiento de los salarios nominales ponen una nota de cautela en la evaluación de la dinámica inflacionaria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo