Columna de libros por Alida Mayne-Nicholls: “Felicidad” de Katherine Mansfield

Por Alida Mayne-Nicholls

Dos cuentos. Eso es todo lo que trae la pequeña edición Felicidad de Katherine Mansfield (1888-1923). Y la verdad es que, aunque una queda con ganas de seguir leyendo otras historias, en realidad el breve texto se sustenta en sí mismo; no era necesario abultar el libro con más cuentos, porque los dos que contiene dan muestras del trabajo estético, minucioso, íntimo, conmovedor que la autora neozelandesa era capaz de lograr.

El libro toma su nombre de la primera historia, “Felicidad”, “Bliss” en inglés, y es el relato exultante de una mujer de clase acomodada en Inglaterra: una mujer que está más que satisfecha con su vida, ha aprendido lo que es el deseo y eso la llena de un gozo que apenas logra comprender. Nos encontramos aquí con una narradora que nos presenta a Berta Young, una mujer en sus treinta, casada, que se prepara para recibir amigos a cenar. Y paralelamente tenemos el relato personal de Berta, sus pensamientos que fluyen y nos permiten simpatizar con esta mujer que trata de comprender esa sensación repentina de felicidad que la domina: “de felicidad plena…, como si de repente se hubiese tragado un trozo reluciente del sol crepuscular y le abrazara el pecho […] (9). Tal vez lo que mejor logra Mansfield en este relato es representar la dualidad a la que se enfrentaba una mujer en la Inglaterra del 1900: cómo arreglárselas para no estallar en risa, sino mantener sus sentimientos solo para ella, a pesar de que fueran efervescentes. Difícil no pensar en Virginia Woolf y su cuarto propio: el único cuarto de Berta Young es su propia persona, su cuerpo, su mente; solo allí dentro ella puede expresar su felicidad, su deseo. Para el personaje esto finalmente significará un quiebre, sobre el cual prefiero no ahondar más, que quede para la lectura de cada uno.

Berta Young no tiene un lugar en el mundo donde expresar su deseo. Ma Parker no tiene un lugar donde llorar. La segunda historia es “Vida de Ma Parker”. Como en el cuento anterior, nos encontramos con una narradora que relata los sucesos externos: la llegada de Ma Parker, una mujer mayor que ha llevado una vida de sacrificios, a limpiar la casa de un intelectual, un “caballero literario”. Y también podemos acceder a la intimidad de Ma Parker, a los entretelones de su vida, a la relación con su nieto que, se nos dice en un comienzo, ha muerto después de mucho sufrimiento. A pesar del cansancio, de los pies adoloridos, del dolor profundo que siente, Ma Parker debe presentarse como cada semana en la casa de este “caballero literario” que, a pesar de sus intentos, solo ve a través de ella. Ella es invisible, su dolor es invisible, pero ya ha aguantado mucho. Ma Parker, como Berta Young, también se verá sometida a un quiebre personal.

Es interesante la elección de este libro de pequeño formato: Berta Young es una mujer rica, que elige la fruta que quiere comprar, pero no la lleva efectivamente a casa, sino que se la llevan; ella se limita a realizar un arreglo con las coloridas frutas que ha seleccionado. Ma Parker es una mujer de clase trabajadora, ha debido trabajar toda su vida, aguantar de todo para sobrevivir: ha enterrado a su marido, sus hijos y un nieto; ¿cuál ha sido el resultado, entonces, de tanto trabajo y sacrificio? Distintas mujeres, distintas situaciones y, sin embargo, logramos ver sus similitudes: no son actores sociales, sino que deben cumplir las normas que se les han impuesto; cualquier intento por ir más allá de eso –incluso en la posesión de sentimientos que no les son permitidos– las hace golpearse contra un muro, contra la realidad, al fin y al cabo. 

La edición es totalmente recomendable. Ya había leído la versión original de “Life of Ma Parker” y la traducción es correcta, logra mantener el ritmo que Mansfield imprime a sus relatos. Asimismo el libro permite que nuevos lectores conozcan a esta autora que realizó su carrera literaria en Inglaterra. “Felicidad” y “Vida de Ma Parker” son una muestra de la última época de su trabajo, puesto que fueron publicados en 1921 y 1922 respectivamente, y son una aproximación crítica –y estéticamente lograda- de la condición de las mujeres en la Inglaterra de comienzos del siglo XX.

Columnas y  reseñas de libros en http://buenobonitoyletrado.com/

Mansfield, Katherine. Felicidad. Santiago: Librosdementira, 2014.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo