En Providencia lanzan documental que rescata epopeya de ciencia chilena

Mañana, a las 12:00 horas, se lanza “Montemar y los Laberintos de la Memoria”. La cinta recoge testimonios y registros de los últimos 50 años sobre la jibia de la corriente de Humboldt.

Por

Montemar y los Laberintos de la Memoria”, documental que rescata una epopeya de la investigación científica en Chile y que tuvo lugar en la región de Valparaíso, se exhibirá por primera vez en Santiago, mañana miércoles 17 de diciembre, a las 12 horas , en una ceremonia que se desarrollará en la Corporación Cultural de Providencia (Av. Nueva Providencia 1995).
 
La cinta rememora descubrimientos de gran impacto para la ciencia a nivel mundial –y que fueron desarrollados por investigadores chilenos del Laboratorio de Fisiología Celular de Montemar–, al utilizar los nervios de la jibia de la corriente de Humboldt. Sus resultados permitieron lograr avances en el área de la neurociencia y además constituyen el nacimiento de la biofísica en Chile.
 
El documental fue producido por el Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso y realizado por Cábala Producciones, bajo la dirección de Gonzalo Argandoña. Contó, además, con el financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio del Ministerio de Economía, con el objetivo de acercar a la sociedad los hallazgos obtenidos en el mítico laboratorio ubicado en el borde costero que une Reñaca y Concón.
 
“Venimos siguiendo este proyecto hace más de diez años y hemos utilizado material de archivo de los años ’60 o ‘70. Poder hacer este documental, en este sentido, es una oportunidad para sintetizar 50 años de investigaciones y hallazgos. Por tanto, representa un hito para el rescate de la historia de la ciencia en Chile y es un esfuerzo por derribar la barrera de la ciencia más tradicional con un documental que también toca la memoria, grandes historias de vida y la política”, valora Argandoña.
 
Para Juan Carlos García, gerente del CINV, el estreno del documental se relaciona con el interés del organismo dependiente de la Universidad de Valparaíso por acercar el quehacer científico a la sociedad y potenciar el desarrollo de la actividad en la V Región y en Chile. “Para nuestro Centro, el estreno del documental constituye un hito en el rescate de la historia, pero también como un símbolo de que, a futuro, la ciencia puede dar un impulso clave para el desarrollo de Valparaíso”.
 
El estreno de “Montemar, Laberintos de la Memoria” se suma al libro “Severín, Refugio de Científicos”, lanzado en julio pasado y que recoge los más de 400 años de historia del edificio que acogerá al Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso en el casco histórico de la ciudad puerto y también los orígenes del Laboratorio de Montemar.
 
Impulso a la innovación
En el Laboratorio de Montemar, ubicado en el borde costero de Reñaca, nació la biofísica chilena en la década de los ’60, gracias al trabajo de diez científicos, entre ellos el director del CINV, el Premio Nacional de Ciencias Naturales, Ramón Latorre. De ese lugar, además, surgieron tres Premios Nacionales de Ciencias y dos miembros de la Academia de Ciencia de Estados Unidos.
 
En Montemar, los investigadores estudiaron el sistema nervioso de la jibia, aprovechando condiciones naturales únicas a nivel mundial, haciendo fisiología celular al más alto nivel. El análisis del cambio de las mareas de la costa y de los axones de la jibia, un calamar gigante, permitieron hallazgos trascendentales y fundacionales para la actividad en nuestro país.
 
La jibia, de nombre técnico Dosidicus gigas, es el paraíso del neurocientífico moderno. Tiene un axón (la prolongación celular que permite la comunicación entre las neuronas) tan grande que puede llegar a tener un milímetro de diámetro: un gigante al lado de los axones de mamífero, de no más de 20 micrones (0,001 milímetro). Gracias a esas dimensiones, la jibia fue durante años una superestrella internacional, adorada por fisiólogos de todo el mundo.
 
Ramón Latorre cree que el trabajo del CINV y la conclusión del documental que recoge esta epopeya de la ciencia en Chile permitirán poner en valor la historia y dar un impulso para “revivir” el Laboratorio y, en definitiva, a la innovación en nuestro país. “No existe ningún país desarrollado en el que lo que se produce en conocimiento aplicado no tenga una contrapartida en ciencia básica. Hacer innovación sin la base científica es imposible. Es donde se levanta la capacidad de pensar mejor”.
 
Más que ciencia
La producción del documental recoge más de diez años de entrevistas y testimonios, y archivos audiovisuales con data de más de 50 años, obtenidos del registro del Laboratorio. Gonzalo Argandoña explica que la producción combinó archivos en distintos formatos, desde el Súper 8 hasta la tecnología Full HD, en imágenes aéreas captadas por drones.
 
“Hay una diversidad de texturas audiovisuales integradas en el relato, sumado a cámaras aéreas y marinas, por ejemplo. Esta diversidad de recursos audiovisuales enriquecieron el documental y conforman un relato atractivo”, precisó el realizador, quien destaco el trabajo de un equipo especializado en producción y montaje de largometrajes científicos.
 
El estreno que se realizará en la Biblioteca Severín de Valparaíso este miércoles (Simón Bolívar 1653) será el punto de partida para un documental que espera exhibirse en presentaciones públicas en todo el país y también en festivales internacionales. Para los realizadores del filme, su divulgación no solo tiene que ver con la difusión de una obra científica.
 
“Este documental integra una mirada de protagonistas que también estuvieron insertos en un contexto social. Sin duda, contamos una historia que constituye una épica de la ciencia en Chile y de la historia reciente de nuestro país. Esperamos contribuir a generar conciencia sobre esta epopeya, que creemos que puede interesar tanto en Chile como a nivel internacional”, concluye Argandoña. (Agencia Inés Llambías Comunicaciones).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo