Ley Antimemes y los otros proyectos "inusuales" presentados el 2014

Por Nathaly Lepe

Diciembre está llegando a su fin y comienza el periodo para hachare balances. En esa lógica, y pensando en la actividad parlamentaria el saldo fue bastante positivo.

En el Congreso se presentaron 162 proyectos y se aprobó una cifra similar durante el transcurso del años. Sin embargo fue en la Cámara de Diputados, donde aún no se publican las cifras globales de iniciativas y mociones ingresadas, donde se elaboraron los proyectos más ‘particulares’.

En ese sentido, la idea propuesta por los diputados Gabriel Silber (DC) y Daniel Farcas (PPD) de eliminar los saleros de los restaurantes, causaron gran revuelo y bastantes burlas de parte de los ciudadanos en las redes sociales.

La Ley ‘le saco la sal’, como se le bautizó fue blanco de burla y uno de sus autores, el diputado Silber, quien se llevó la peor parte en cuanto a las bromas que debió soportar. Pese a ello, los parlamentarios se mantuvieron firmes argumentando que el objetivo de esta iniciativa era cambiar los hábitos de los chilenos para mejorar su salud.

La iniciativa actualmente se encuentra en primer trámite constitucional, a la espera de ser analizado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

La fallida ‘Ley atimemes’

Pero el proyecto más ‘inusual’ de este año sin duda fue el presentado en el mes de junio por el diputado de la DC, Jorge Sabag quien al tratar de prohibir la proliferación de memes en contra de las autoridades, fue duramente ‘troleado’ por los usuarios de las redes sociales.

Tanta fue la polémica por el particular proyecto que tras un día de haberlo anunciado, tuvo que bajar la iniciativa. Con su idea, el diputado Sabag buscaba que se penara con reclusión en su menor grado y multas de 11 a 15 UTM a las personas que “profieran insultos contra la autoridad por medio de plataformas electrónicas, ya sea de forma textual o gráfica”.

Los aportes del diputado Rivas

Si bien este año no hizo noticia por presentar diputados considerados como inusuales, el diputado Gaspar Rivas (ex RN), había realizado en los años anteriores varios proyectos que fueron objeto de burlas.

En el año 2011, el parlamentario presentó la llamada Ley Bolocco que buscaba sancionar a los periodistas  que insistieran  en forma imprudente, invasiva y hostigosa cuando una persona le diga que no quiere ser entrevistada. Las sanciones para esta conducta correspondían a mutas entre 1 y 3 UTM y producto del fuerte rechazo que generó el proyecto fue rápidamente desechado.

Un año antes, el diputado Rivas presentó una moción para prohibir la venta de alcohol en vasos de vidrio en las salas de baile o discotecas. El fin era evitar que este objeto pudiera servir para agredir.

Este proyecto fue firmado por Germán Becker, Joaquín Godoy, Cristián y Nicolás Monckeberg, Karla Rubilar, Marcela Sabat y Frank Sauerbaum. Quienes transgredieran la disposición, estipulaba la indicación, serían sancionados con una multa de cinco a diez UTM (de $187.270 a $374.570).

El 2010 también, Rivas presentó una iniciativa para  modificar la instalación de bocinas en los vehículos motorizados, argumentando que su uso “por parte de los conductores no es excepcional (prevenir accidentes, por ejemplo), sino que la utilizan para demostrar estados de ánimo, constituyendo un medio de expresión agresivo, ofensivo e incluso perjudicial para quienes deben soportar los altos decibeles que emiten”.

La idea del parlamentario era que las bocinas se instalaran de manera que los sonidos (mococordes) emitidos por el aparato sean equivalentes tanto al interior como al exterior del vehículo.

Por otra parte, Rivas también buscó declarar ilegal interrumpir el tránsito con “fines coactivos”. Este proyecto contemplaba sanciones con reclusión entre los 61 y 540 días.

El parlamentario sostuvo que la detención del tránsito debe ser ilegítima excepto en casos como las “colectas autorizadas o peticiones de auxilio derivadas de accidentes en la vía”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo