Padrastro de Mateo insiste en su inocencia

Por Aton Chile
La tarde de ayer, personal de Carabineros encontró el cuerpo de un menor de edad en la quebrada de Quetena, en la comuna de Calama, mientras realizaba trabajos para determinar el paradero de Mateo Riquelme, niño de 2 años desaparecido hace doce días desde la plaza 21 de mayo.
Luego de algunas pericias se confirmó lo que familiares y amigos temían. El cuerpo pertenecía al pequeño Mateo. El fiscal del caso, Raúl Marabolí, señaló que: “es el menor y está reconocido por parte de la madre”.
 
Marabolí agregó que “hay terceras personas involucradas” en el hecho, pero que es materia de la investigación. Informó además que el niño tenía una lesión en el cráneo cuando fue hallado.
 
“Llegamos al lugar específicamente por el trabajo en conjunto con Carabineros en relación a las diligencias que se realizaron el día de hoy y los días previos a esta última diligencia”, sostuvo Marabolí.
 
El hallazgo se habría originado luego de que personal policial llegara hasta la quebrada de Quetena para periciar una bolsa de ropa que pertenecería al menor.
 
En tanto, el padrastro del menor, el principal sospechoso del crimen, niega cualquier participación.
 
El padre legal del menor, quien se encontraba con el niño al momento de la desaparición y está en la cárcel por una causa de violencia intrafamilia en contra de madre de Mateo, particpó de la reconstitución de escena de los últimos instantes en que fue visto el niño de 2 años, durante la tarde de este martes.
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo