Niños de vacaciones: Cómo debe ser la alimentación de los pequeños en casa

Miles de niños ya gozan de unas merecidas vacaciones que durarán poco más de dos meses. Pero con las vacaicones también vienen importantes cambios cotidianos como los de sus rutinas alimenticias. Acá datos prácticos para no incrementar los índices de la mala almentación que sufren los pequeños en nuestro país.

Por publimetro

Son miles los escolares que ya salieron de clases y disfrutarán prácticamente dos meses de vacaciones lejos de la rutina del colegio, por ello uno de los aspectos que cambia es la alimentación.

Durante este periodo estival, los niños tienen la oportunidad de romper con la rutina diaria, sin duda muchos crecen más en este período, pero también tienen el riesgo de subir de peso. “Muchas veces, los pequeños se liberan de los horarios de comidas, realizando las ingestas de maneras desordenadas, aumentando el número de ellas, consumiendo comidas chatarra y bebidas a deshoras”, detalla Janet Cossio, directora de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello.

La nutricionista advierte que “hay que tener mucho cuidado si el hijo se encuentra ya con sobrepeso u obesidad, porque puede suceder que el niño se quede más horas mirando televisión o jugando en el computador disminuyendo así su actividad física diaria, pero comiendo más”.

Según declara la profesional, “muchas veces se come más por aburrimiento, es por esto que la alimentación en casa debe mantener horarios, tal vez más tarde que los que existen cuando se va al colegio, pero mantener rutinas que debe realizar el niño, como su desayuno, almuerzo, once ligera y cena”.
 
Recomendaciones

Janet Cossio recomienda una alimentación variada y con alimentos naturales. “Se debe aprovechar la variedad de frutas y verduras existentes en esta temporada, junto con resguardar que los niños realicen actividad física: ayudando con quehaceres del hogar, pudiendo acceder a piscinas municipales de un menor costo, inscribirlos en algún curso de verano, andar en bicicleta, jugar con los amigos o sencillamente salir a caminar en las tardes junto a sus padres lo que les servirá a estos para romper con el cansancio de la rutina diaria del año, recordar que un patrón de sueño adecuado también es necesario, por ello se deben limitar los horarios nocturnos de televisión”, sostiene.

La académica de la UNAB subraya que no debe existir un consumo libre de golosinas ni dentro como fuera del hogar. “Éstas, junto a no aportar ningún nutriente – solo calorías vacías-, ayudan a acumular peso en exceso y son altamente cariogénicas”.

Según detalla la nutricionista, “los ambientes no estructurados pueden alterar la salud de un niño, son los padres quienes debemos pensar en cómo ordenar con los recursos disponibles la rutina del niño durante las vacaciones, logrando así cuidarlos y protegerlos”.
 
Propuesta de menú

Janet Cossio detalla una propuesta de dieta variada y sana para los niños en el hogar. Desayuno: 1 taza de leche descremada o yogurt, 1/2 pan con palta o tomate y 1 fruta; almuerzo: ensaladas de la estación, plato de fondo de la temporada (porotos granados, charquicán, tortilla de jurel con verduras, etc.), 1 fruta; once: 1 taza de leche con fruta o avena; y cena: ensaladas y guiso de verduras con brocheta de frutas de postre.

Finalmente, aconseja “hidratar al hijo con agua con limón o cáscara de naranja, o frutillas, a esto se les puede agregar hojas de menta. Se debe evitar el elevado consumo de bebidas o jugos azucarados”, concluye la académica de la UNAB.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo