Columna de Vasco Moulian: "Sudamerican rockers" se fueron pateando piedras

Por

Pasaron un poco más de cuatro meses desde el 13 de agosto cuando se estrenó la serie “Sudamerican rockers”, dirigida por Jordi Bachs en Chilevisión, que nos mostró los inicios de Jorge González, Claudio Narea y Miguel Tapia en la génesis de Los Prisioneros, en una mezcla de ficción y realidad. El miércoles pasado llegó a su fin la temporada y aún no se sabe si habrá una nueva el próximo año.
Pocos saben que esta primera temporada, en verdad fueron dos en una. Estaba contemplado que durara 12 capítulos, pero sobre la marcha la extendieron a 18. Las expectativas nunca fueron tan grandes en cuanto a cifras, pero promediaron cerca de 13 puntos durante los 18 capítulos, cifra que en medio de la guerra de las teleseries turcas es más que aceptable.

Debo reconocer que nunca fui fanático de Los Prisioneros, pero los encontraba buenos, sin embargo hoy después de haber visto la serie y haber desempolvado un par de cassettes y volver a escucharlos, me reencanté con ellos, con esta banda ícono del rock nacional que surge en San Miguel y que fue la voz del pueblo en una época en que costaba escucharla.

Y eso fue gracias al excelente trabajo de esta producción, que le sirvió a muchos que eran pequeños o aún no nacían a tener una mirada de los años 80 que no conocían. Un guión casi a la perfección, excelentes actuaciones y una producción sin fallas. Cabe destacar el gran trabajo de Diego Boggioni (Narea), Eduardo Fernández (Tapia) y Michael Silva (González), pero haciendo hincapié en el gran descubrimiento de Silva como actor protagónico.

En el capítulo final vimos cómo el éxito de Los Prisioneros ya traspasaba las fronteras y nos mostraba el fervor que provocaban en Perú. Y al mismo tiempo los roces que empiezan a surgir dentro del grupo, ya que Claudio y Miguel le dicen a Jorge que ellos también quieren escribir canciones en el nuevo disco. González acepta no de muy buena gana, pero al mismo tiempo manda a hacer la carátula con su esposa sin pedir la opinión de sus compañeros ni mánager.

Vimos también las infidelidades amorosas, Jorge luego de una de las tantas discusiones con su señora se va con una fan exiliada a una noche de pasión y Claudio hace lo mismo con otra fan vecina, luego de una pelea con su esposa. La vida de estrellas empieza a pasarles la cuenta, los humos se les suben a la cabeza y los conflictos entre ellos comienzan a profundizarse.

El final fue abierto, como siempre debe ser en una serie que está muy bien hecha. Eso nos da una luz de esperanza que los ejecutivos de Chilevisión sean “la voz de los 80” en el 2015 y se la jueguen por una nueva temporada o sino los espectadores nos iremos pateando piedras. Me incluyo.

* Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo