Sólo con lápiz y papel dibujante chileno crea verdaderas obras de arte

El artista incluso viajó a Santiago donde no sacó mucho en limpio, cuenta, aunque explica que la venida a la capital le sirvió para saber el valor comercial de su trabajo, el que supera los tres millones de pesos. 

Por Nathaly Lepe

Se hizo famoso este verano cuando subió al escenario del Festival de Viña del Mar, no para cantar, sino para entregar el retrato que había hecho a la cantante italiana Laura Pausini.

El hombre detrás de esa pintura era Isrrael Villablanca, quien tras el revuelo mediático que causó su trabajo y el hecho que la artista estuviera esperando su retrato pues lo había visto a través de las redes sociales, volvió a golpear puertas para encontrar quien financie su mayor sueño, exponer su trabajo.

“Tengo más de 100 obras y estoy buscando una oportunidad para mostrarlas”, explica el artista que gracias a un lápiz grafito logra reproducir no sólo a famosos del extranjero, sino también a artistas nacionales y a algunos seres anónimos.

“Todo lo de Viña me sirvió para dar a conocer mi trabajo, porque por ser de provincia me ha costado demasiado”, relata y comenta que a pesar de todos los seguidores con los que cuenta en Facebook y Twitter, donde expone su trabajo, su sueño es ver sus obras en una sala.

“Mi idea es seguir avanzando, pero es difícil”, comenta, pero no decae. Incluso lo han invitado a exponer en España y Alemania, pero por falta de recursos ha debido declinar ambas invitaciones.  

Pero Villablanca sabe que su trabajo es impresionante y que con el empujón que le falta puede llegar lejos. “Somos diez dibujantes en el mismo nivel en el mundo de los que se muestran. Tengo muchos seguidores en el extranjero, pero en Chile mi trabajo es poco conocido”.

Los trabajos del artista tienen tanto detalle que aproximadamente se demora 90 horas en cada uno de sus retratos. “Me demoro 90 horas por cada dibujo, son 60 horas dibujando y 90 horas sombreando”, explica.

El artista incluso viajó a Santiago donde no sacó mucho en limpio, cuenta, aunque explica que la venida a la capital le sirvió para saber el valor comercial de su trabajo, el que supera los tres millones de pesos.  

“Lo que más quiero es encontrar un espacio para exponer y el financiamiento para hacerlo, porque enmarcar mis pinturas me sale al menos 50 mil pesos por cada una y eso no lo puedo pagar”, agrega.

Por último, Villablanca cuenta que no tiene claridad si viajará nuevamente a Viña del Mar para llevar un retrato a algunos de los artistas que visiten el festival, aunque tampoco lo descarta.

“No sé si voy a ir de nuevo para el festival, porque no se si eso aporta en mi trabajo, se que me ayuda a darme a conocer, pero no sé, no tengo intenciones de ir, aunque no lo descarto, tendría que pensarlo si alguien me pide algún dibujo especial”. 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo