¿Por qué a gatos y perros les gusta atacar el árbol de Navidad?

 "Los perros y los gatos en general son animales territoriales entonces obviamente este árbol que aparece y que además tiene colores atractivos, y luces les llama la atención”, explica la veterinaria Angélica Araya.

Por Nathaly Lepe

Todos los que tienen mascotas en sus casas, alguna vez se han encontrado con la siguiente imagen: el árbol de Navidad en el suelo y los adornos esparcidos por todo el lugar y con el regalón como si nada pasara.

Según la médico veterinario de la Universidad Mayor, Angélica Araya, esta situación tiene una explicación bastante lógica y tiene que ver no sólo con la atracción que generan las luces y los colores de los adornos, sino que con la territorialidad de las mascotas.

“En los perros es más bien curiosidad y también por un tema de territorio, los perros y los gatos en general son animales territoriales entonces obviamente este árbol que aparece y que además tiene colores atractivos, y luces les llama la atención”.

“También el tema de los colores brillares, sobretodo si son perritos chiquititos, en general le llaman la atención los colores y las cosas colgando al igual que los niños pequeños”.

¿Y si mi mascota ya destruyó el árbol?

La veterinaria da una serie de consejos para evitar que las mascotas destruyan el arbolito. Si a usted ya le pasó, no los deje en el tintero y téngalos presentes para la próxima Navidad.

“Lo ideal sería prevenir, lo ideal sería primero tratar de poner el árbol fijo,  con una amarrita a la pared”.

“Lo segundo es el tema de los adornos, ojalá tratar de poner los adornos más arriba de tal forma que el perro o el gato no los alcancen, y no es sólo que no vayan a desordenar porque hay adornos que se pueden quebrar y que pueden ser ingeridos por los animales y eso puede terminar con consecuencias como un cuerpo extraño o incluso una cirugía”.

Ahora, dice la especialista si llega a la casa y el árbol y los adornos ya están en el suelo, es difícil retar a las mascotas, porque ellos no logran asociar la ‘maldad’ que protagonizaron con la reprimenda.

“Si ya sucedió la verdad es que cuando uno llega y encuentra el árbol  en el suelo y no sabes si esto fue reciente o no, el perro, principalmente que es el que más entiende estas órdenes, los gatos son más independientes, el perro no va a entender porque lo traste, porque el árbol puede que se haya caído dos o tres horas atrás y en realidad el erró no va asociar el hecho de que lo restaste porque se cayó el árbol”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo