Seis consejos para dormir tranquilo durante las noches calurosas

En algunas personas el proceso de iniciar y mantener el sueño se da de manera totalmente espontánea, pero en la mayoría no es así y por eso un neurólogo entrega una serie de recomendaciones para conciliar el sueño en las noches de mayor calor.

Por Nathaly Lepe

Para lograr un sueño de calidad y un buen despertar se deben conjugar una serie de factores internos de la persona junto a una serie de factores externos medioambientales, como condiciones adecuadas de iluminación, sonidos y ruidos ambientales y sobretodo la temperatura del dormitorio.

El doctor Alex Espinoza, neurólogo de la Clínica Bicentenario, explica que “el proceso de dormir es un proceso activo, a diferencia de lo que se piensa, para iniciar el sueño el organismo echa andar una serie de mecanismos, se activan zonas específicas del cerebro, otras se apagan y se liberan ciertos neurotransmisores, no es simplemente que disminuyan las funciones vitales”.

En algunas personas el proceso de iniciar y mantener el sueño se da de manera totalmente espontánea, pero en la mayoría no es así y por eso entrega una serie de recomendaciones para conciliar el sueño en las noches de mayor calor.

Controlar la temperatura del dormitorio

1. Se recomienda lograr un buen flujo de aire, abriendo ventanas y dejando la puerta abierta para que haya circulación de aire, no dejar la puerta del dormitorio cerrada.

2. Si persisten alta la temperatura y no se dispone de aire acondicionado, se puede usar un ventilador, que ojalá esté fuera de nuestra pieza pero apuntándonos a la distancia, otro consejo es soplar aire frío, colocando hielo en un recipiente delante del ventilador y mientras se derrite se genera un aire más fresco y frío.

Controlar la temperatura corporal

3. Se recomienda no comer cerca del horario de ir a acostarse sino comer liviano previamente, tomar abundante líquidos durante el día, no realizar actividad física intensa cerca del horario de ir a dormir.

4. Con respecto al pijama, se recomienda con material poroso que absorba la sudoración y tejidos que respiren mejor como el algodón, incluso existen algunos pijamas que derechamente son antisudor.

5. Recordar que por las extremidades se disipa más calor, por lo tanto dormir en posición águila-abierta para evitar que el calor se acumule entre las extremidades y tronco, evitar calcetines si es posible por la misma razón.

6. Dormir desnudo puede no ser tan efectivo ya que el sudor se mantiene en tu cuerpo o sábanas y puede ser incómodo. En algunos casos puede ser útil una ducha previa a dormir, pero no debe ser con agua muy fría, sino relativamente tibia, ya que se logrará el efecto contrario por que el organismo intentará aumentar su temperatura y además se desfavorece el inicio del sueño.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo