Jordania quiere salvar a su piloto capturado por el Estado Islámico en Siria

Por AFP

Jordania se mostró el jueves determinado a salvar al piloto de caza capturado la víspera por el grupo Estado Islámico (EI) en Siria tras la caída de su avión, que los yihadistas aseguran haber abatido, lo que Washington desmiente.

Ninguna información nueva fue dada sobre Maaz al Kassasbeh, subteniente de 26 años, 24 horas después de que cayera su jet F-16 en la región de Raqa (norte).

Nael Mustafa, un militante anti-Estado Islámico presente en Raqa, afirmó a la AFP vía internet que los yihadistas estaban divididos sobre el destino del piloto. “Los chechenos quieren matarlo pero los iraquíes quieren mantenerlo con vida. Desde hace tiempo, hay disensiones entre ellos sobre quién debe tener el mando” afirmó.

Según él, la decisión será tomada por el Consejo Consultivo (“Majlis ach Shura”), donde están representadas todas las nacionalidades.

Este es el primer avión que se pierde desde el lanzamiento de la campaña de bombardeos aéreos de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos en Irak y Siria.

La captura del joven piloto, recién casado, suscita una gran conmoción en Jordania, donde el rey Abdalá II “sigue atentamente” los esfuerzos para que regrese sano y salvo, según el ejército.

Han sido creadas células de crisis  para “movilizar todos los medios”, indica el jueves el diario gubernamental Al Rai. “Tenemos confianza: nuestro valiente (piloto) recobrará la libertad” aseguró.
“Espero que Dios destile piedad en el corazón de Daech (acrónimo en árabe del EI) para liberarlo” imploró el padre del piloto, Yusef al Kassasbeh.

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon también pidió a los captores que “traten al piloto según las reglas del derecho humanitario internacional”.

¿Accidente o disparo de misil?
 
El general Lloyd Austin, jefe de la Centcom (comando estadounidense encargado de la región)  dijo que Estados Unidos apoyará “todos los esfuerzos para que (el piloto) sea socorrido” aunque sin entrar en detalles.

El EI publicó en páginas web imágenes del piloto tras su captura. Una de las fotografías muestra al piloto, vestido sólo con una camisa blanca y llevado por cuatro hombres que lo sacan del agua, un lago o un río, adonde posiblemente cayó tras eyectarse del caza.

Pero las circunstancias de la caída del F-16 de fabricación norteamericana seguían siendo inciertas este jueves.

“Los elementos de prueba indican claramente que el EI no derribó el aparato, contrariamente a lo que sostenía la organización terrorista”, precisó el Centcom, sin explicar las causas del siniestro. Tampoco lo ha hecho Jordania.

En el pie de foto de la imagen difundida por el EI se indica que el aparato fue derribado con un misil equipado de un sensor infrarrojo, que permite detectar focos de calor (en este caso, el reactor del avión).

Según Eliot Higgins, experto balístico, el EI tiene misiles de fabricación rusa y china, entre ellos el Sam-7 ruso que se lleva a la espalda. El grupo yihadista los ha tomado del ejército sirio, tras la toma de Raqa a principios del verano boreal pasado.

Pese a la pérdida del avión, la coalición efectuó nuevos bombardeos en la noche del miércoles al jueves, contra posiciones del EI en Siria, cerca de la frontera con Irak.

Además de Estados Unidos y Jordania, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin participan en los ataques en Siria, mientras que Australia, Bélgica, Reino Unido, Canadá, Dinamarca, Francia y Holanda lo hacen en Irak.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo