Juan Carlos Jobet: “es un proyecto pensado en los líderes sindicales y la CUT”

Por

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

A grandes rasgos, ¿qué le parece el proyecto presentado por el Gobierno?

– Se confirma que este proyecto es más sindical, pensado en los líderes sindicales y en la CUT, que un proyecto laboral pensado en los trabajadores y en sus familias. Aquí lo que ha hecho el gobierno, más que saldar una deuda con los trabajadores de Chile, fue saldar una deuda con la CUT por el apoyo que le dio en la campaña.

Es un proyecto en el que hay muchos excluidos, aquí no se hace ninguna mención a los temas que, a mi juicio son los más importantes: cómo logramos que más mujeres y jóvenes entren al mundo del trabajo; están totalmente excluidos los trabajadores del sector público; no se menciona el tema capacitación, que es fundamental para que los trabajadores sean más productivos y tengan mejores remuneraciones. Este proyecto está concebido para poco más del 10% de trabajadores que están en los sindicatos, pero no dice nada de más del 80% de los trabajadores que no están en los sindicatos.

 

¿Cuáles son los aspectos de la iniciativa que pueden afectar al empleo?

– Hay varias cosas, lo primero es que establece cosas que van a aumentar el costo de la contratación, se está poniendo un piso mínimo en las negociaciones, se está prohibiendo el reemplazo en huelga, está impidiendo que las empresas negocien con los grupos que no son sindicatos terminando con los grupos negociadores. Esto hace más difícil la relación con los trabajadores, aumentan el costo de la contratación, por lo tanto, dañan el empleo.

 

La ministra Blanco dice que esta Reforma es pro empleo y el presidente de los empresarios que creará sindicatos monopólicos ¿con qué afirmación se queda?

– Yo no veo por donde esta reforma es pro empleo, va a rigidizar el mercado. Sí creo que es una reforma que le da mucho poder a los sindicatos. Yo no soy contrario a los sindicatos, porque juegan un rol muy importante. Las empresas que tienen buenos líderes sindicales, pueden ser muy importante para que a los trabajadores y a las empresas les vaya bien; lo que yo creo es que no se le debe poder exclusivo a los sindicatos.

 

¿Cómo es la legislación laboral en otros países, o en comparación con la Ocde?

– Este proyecto de ley está mirando por el espejo retrovisor, está concebida con una mirada del mundo del trabajo más de fines del siglo pasado que de lo que viene hacia el futuro. El Gobierno y la CUT dicen que Chile tiene niveles de sindicalización muy bajos, eso no es cierto, porque en Chile tenemos un 15% de sindicalización y la Ocde está en 17%, o sea estamos casi en el promedio; tenemos muchos más sindicatos que en Francia o Estados Unidos.

Yo creo que hay muchas cosas que mirar de afuera que no se están haciendo. Por ejemplo, si uno piensa en la última crisis económica subprime, esta golpeó muy fuerte a Europa, pero el país que salió menos dañado fue Alemania y eso fue en parte porque este país flexibilizó su mercado laboral, y durante la crisis, con legislaciones laborales más rígidas, las empresas tuvieron que despedir trabajadores, mientras que en Alemania, en vez de despedir trabajadores, estos y las empresas se pusieron de acuerdo en reducir la jornada y bajar los salarios y de esa manera capear mejor la crisis. Esas cosas con esta reforma no se podrían hacer.

 

¿Ve posibilidades de que en el trámite en el Congreso se incluyan cambios?

– Espero que se puedan mejorar algunas cosas, pero yo no soy muy optimista, porque el alcance de la reforma es muy acotado a los temas sindicales. Además el Gobierno ha mostrado que la CUT tiene un poder de influencia muy importante, entonces no estoy muy optimista que el Congreso pueda mejorar el proyecto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo