¿Por qué las turcas sólo le funcionan a Mega?

Por Vasco Moulian

Si hay algo de lo que me enorgullezco es que siempre digo lo que pienso, sin importarme el qué dirán de los demás. Y bueno, si el año 2014 fue el año de Mega y las teleseries turcas, el 2015 no podía empezar de otra forma que la competencia, tal “Guatón Copión”, apostará a lo mismo, es decir a las novelas turcas.

 
En el mundo de los negocios siempre se dice que una buena estrategia es copiar la receta del éxito de tu competencia, si a otros les va bien haciendo “X”, por qué a mí no debiera irme igual de bien haciendo “X”. Bueno, eso es lo que pensaron en Chilevisión con “Tormenta de pasiones” y en Canal 13 con “Kuzey Güney”, que se suma a “El Sultán”. Apostaron a las turcas, tal como un hípico apuesta a ganador con un fijo.
 
El problema es que les fue como las huifas, ni medianamente se acercan a los ratings que marcaba la ya finalizada “Las mil y una noches” y a lo que marca hoy “Fatmagül” o la nueva carta de Mega llamada “Ezel”. Pero, ¿por qué? ¿Qué falló? Si también son turcas y no logran cautivar como sí lo hacen las de Mega.
 
La respuesta creo que pasa porque Mega sabe elegir mejor. Las historias son más transversales y universales, la gente las encuentra más cercanas. Claro que ayuda mucho que son mejores historias narrativamente hablando y por ende más entretenidas y más profundas desde sus dramas.
Eso sin contar las estrategias de marketing, muchas gigantografias en las calles, eso hace que las turcas de Mega estén metidas en tu casa saben cómo venderlas a la teleaudiencia.
 
Aunque hay otro factor que creo fundamental y que tiene que ver con la edición y la traducción, factores que Mega realiza a la perfección. Mientras que Canal 13, por ejemplo, edita “El Sultán” y deja sólo la historia de amor y todo el trasfondo de la historia la deja fuera. Mal estuvieron ahí.
A su vez, CHV con “Tormenta de Pasiones” nos ofrece drama a la vena y a la yugular, pero en exceso. Demasiado, todo el rato puro sufrimiento. Too much. 1887.
 
Claro que Mega también tiene mérito. Saben programar bien y eso es muy importante. El doblaje de todos los personajes se hace en Chile y eso genera cercanía con el público. No sólo con el tono de voz sino que también con las palabras que usan. Además, buscan historias que no toquen las mismas teclas, se atreven a innovar y eso es clave, ya que logran conectarse con la gente.
 
Más encima en la estación del grupo Bethia se manejan a la perfección con la flexibilidad, ya que van viendo a qué hora funciona mejor su producto y dependiendo de eso mantienen el horario o lo van cambiando a la medida del espectador. Programar es un arte y en Mega lo manejan a la perfección.
En resumen, diría que “el que sabe, sabe”. La tendencia de copiar dura un tiempo y luego se agota. Creo que copiar la fórmula exitosa de un canal no quiere decir que a todos les va a funcionar de la misma manera. O sino pregúntenle al “Guatón Copión”.
 
Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo