Joven de Temuco inicia campaña para operarse en Cuba y así poder caminar por primera vez

Por CHRISTIAN MONZÓN

César Merino tiene 22 años, vive en Temuco y hasta el año pasado era estudiante de bachillerato en Ciencias Sociales de la Universidad de La Frontera. Esto debido a que congeló este 2015 para iniciar una nueva lucha en su vida: una campaña que le ayude a costear un viaje a Cuba en donde podría ser operado y así caminar por primera vez.

El joven sufre un parálisis cerebral con secuelas al sistema psicomotor al sufrir un ahogo fetal al momento de nacer. Por este motivo, no puede hablar ni caminar, pero quedó con sus facultades intelectuales intactas, hecho que le permite estudiar una carrera universitaria, la cual pretende continuar después ingresando a Antropología en la Universidad Católica de la capital de la Región de la Región de La Araucanía.

Al respecto, la abuela de Merino, Isolina Quilodrán, señaló a Publimetro que “estamos  tratando de pedir ayuda para poder viajar porque él ya recibió la contestación de Cuba de que la segunda semana de enero en adelante lo pueden atender pero no tenemos plata para poder viajar”.

En ese sentido, pretende reunir una suma de $5 millones ($22 millones costaría todo el tratamiento) lo que le permitiría que ella con su nieto puedan dirigirse al Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren), desde donde ya recibieron respuesta mediante un correo electrónico para que desde el 15 de enero en adelante, el joven asista al recinto “con el propósito de someterlo a evaluación clínica neurológica y de acuerdo a los resultados que se obtengan, definir con mayor precisión las posibilidades de aplicación de nuestro Programa Terapéutico, en nuestra Clínica de Lesiones Estáticas Encefálicas del Adulto”.

Sin embargo, el tiempo pasa y la familia no cuenta con los recursos para poder cumplir el sueño de Merino. “Él está ansioso, desesperado, porque no encuentra la ayuda. Está con tanta ilusión y esperanza como cualquier persona que le puedan dar un poco más de tranquilidad para vivir”, señala su abuela, quien lamentó que “nadie se ha acercado” a colaborar con ellos para poder recibir los cuidados que necesita.

Por este motivo, señaló que busca “lo mas rápido posible poder encontrar una persona o varias que puedan aportar para poder viajar”, agregando que si se realiza un tratamiento en la isla, “podría volver a caminar, podría hablar, desenvolverse de una mejor manera”.

Respecto como ha sido tener que cuidar a su nieto todos estos años, Quilodrán manifestó que “ha sido bastante sacrificado, pero hay tanto amor. Con amor se saca adelante todo. Acá a reinado solamente el amor, nada más”.

Por último, agradeció al personal de la Universidad de La Frontera por toda la ayuda que le han brindado a Merino durante su estancia en dicha casa de estudios. “Los profesores son todos muy buenos, lo estaban ayudando harto, le hacían las pruebas en la casa para que estuviera más tranquilo. La universidad se ha portado muy bien, le han dado todas las facilidades para que pueda estudiar y seguir adelante”.

Para poder contactarse con la familia y poder cooperar para cumplir el sueño del joven temucano, se pueden comunicar con él al correo electrónico cesar.m.1992@gmail.com o con su abuela al número de celular 74402273.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo