Reelección presidencial inmediata: 56% de chilenos estaría de acuerdo

Por Jaime Liencura

La encuesta Cadem publicada el 16 pasado de enero no solo reveló que un 51% de los encuestados desaprueba la forma en que Michelle Bachelet está conduciendo su Gobierno, sino que además, de manera paródica, indica que un 56% está de acuerdo con la reelección presidencial inmediata. 

 
¿Por qué sucede eso? Según Esteban Szmulewicz, abogado constitucionalista de la Universidad Mayor, esto podría ocurrir porque “la ciudadanía busca entregar más tiempo a los presidentes para que se puedan ejecutar buenos proyectos políticos, por eso aparece la posibilidad de la reelección”. 
 
El especialista es enfático en aclarar que le parece un buen escenario que la ciudadanía se incline por esta alternativa, pero tiene críticas respecto al contexto para ejecutar una medida de este tipo.
 
“Para establecer ese sistema, primero, hay que reponer las clases de educación cívica y volverlas obligatorias, porque para ello es fundamental que los ciudadanos conozcan qué están haciendo sus representantes, para evaluarlos así de mejor manera”.
 
Sistema ya ha sido probada a lo largo de la historia
 
A través de la historia, Chile ha probado diferentes formas de Gobierno, entre ellas, un sistema con reelección inmediata que permitió a José Joaquín Prieto (1831-1841), Manuel Bulnes (1841-1851) y Manuel Montt (1851-1861) sentarse en el sillón presidencial por diez años.
 
“Esto ocurrió en un período muy corto, entre 1833 y 1871, pero producto de diversas crisis políticas, se optó por ampliar el período del presidente de 5 a 6 años, prohibiendo la reelección inmediata”, dice Szmulewicz.
 
A pesar que señala que es difícil interpretar las razones históricas, cree que la finalización de este sistema se debió a “una pugna entre el Congreso y el presidente al momento de determinar quién tenía más atribuciones”.
 
De hecho, hablando de aquello, el profesor universitario realiza una crítica al actual sistema presidencial.
 
“En Chile, la figura del presidente tiene mucho poder, porque tiene facultades especiales: puede enviar proyectos de ley, nombrar embajadores, realizar decretos con fuerza de ley, entre otras cosas, entonces, su reelección inmediata podría entregarle mucho poder”.
 
Ventajas y desventajas
 
Sin embargo, no es del todo categórico pues afirma que podría ser beneficioso que se entregue un panorama como este si se mantiene el tiempo de mandato en 4 años.
 
“Las principales ventajas son dos: primero, la ciudadanía podría valorar los pro y contra de sus gobernantes con un resultado inmediato, ejerciendo así una mejor valoración de sus líderes; y segundo, permite continuar con un proyecto político sin interrupciones, óptimo para legislaciones pensadas al largo plazo”, precisa el abogado constitucionalista.
 
No obstante, aclara que también tiene desventajas. “Por la otra vereda tienes una situación que resulta muy común en Latinoamérica, que es que al final de su período, los gobernantes se concentran en la reelección, descuidando así los proyectos de país”.
 
Aunque, según él, existe un ‘antídoto’. “Lo que debiera ocurrir es balancear las atribuciones del presidente con el Congreso; es decir, derivar responsabilidades como el nombramiento de embajadores al Parlamento, como se hace en países como Estados Unidos“.
 
De hecho, el especialista indica que, con la modificación al sistema binominal, se genera un buen contexto para establecer la reelección inmediata, siempre y cuando el voto vuelva a ser obligatorio.
 
“Con un congreso bajo un sistema proporcional, podría ser más difícil para el presidente aprobar proyectos de ley, lo que haría que el período pareciera más corto. Con ello costaría más tiempo aprobar una ley y se pensaría solo en medidas de corto plazo y no es medidas legislativas al largo plazo, que son las estructurales de un Gobierno”, finaliza el especialista.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo